lunes, 26 de septiembre de 2011

Tics, onicofagia y malos tratos en la infancia

Escribo esta entrada para hablar de un tema que me ha propuesto una madre adoptiva que observa que su hijo presenta  distintos tics nerviosos y, además, se muerde las uñas y se arranca los padrastros o pellejitos de las uñas hasta hacerse heridas. Me preguntaba si existe una relación entre experiencias de malos tratos y abandono en la infancia y estas conductas.

Vaya por delante que padecer trastorno de tics, o morderse las uñas o arrancarse los pellejos son unas conductas que se pueden dar sin presentar antecedentes de malos tratos en la infancia.

Reflexionando sobre la propuesta de esta madre, empecé a recordar a los pacientes (niños y adolescentes) que han pasado a lo largo de los años por mi consulta y reparé en que, en efecto, muchos se mordían habitualmente las uñas y se arrancaban los pellejitos (se hacían heridas verdaderamente importantes, este dato merce ser destacado porque, como veremos más adelante, sugiere tensión psíquica interna) Sobre los tics, no lo he observado tanto, recuerdo menos casos (por ejemplo, traté hace unos años a un adolescente con Trastorno de Gilles de la Tourette, un trastorno de tics grave que implica múltiples tics motores y verbales; está asociado a otras patologías como el Trastorno obsesivo-compulsivo, Hiperactividad… Curiosamente, este joven tenía antecedentes de violencia doméstica)

He encontrado en esta página de internet una definición que me ha gustado sobre tics: Un tic es un movimiento o gesto súbito, de corta duración y repetitivo que típicamente mimetiza algún aspecto de la conducta normal. Los niños suelen atribuirles un carácter involuntario, mientras que los mayores y los adultos, a menudo los describen como asociados a un impulso somatosensorial no deseado que se ve momentáneamente aliviado mediante la realización del mismo.
Los tics pueden ser motores o verbales (movimientos de la cabeza, cuello, hombro…) o verbales (vocalizaciones de sonidos, palabras…) También pueden ser transitorios o crónicos.

Como podéis leer, respecto a las causas, aparte de los factores genéticos, que juegan un papel, también citan -entre los ambientales- al estrés. De todos modos, sobre este tema de la genética/ambiente, hace un tiempo hablamos en unas cuantas entradas sobre unos artículos interesantísimos que se habían publicado en la revista Mente y cerebro. En ellos, se hablaba de la epigenética, una nueva ciencia, que explica cómo los genes pueden modular su manifestación y expresión de acuerdo a las influencias ambientales. Lo importante es la resultante de esta interacción. El artículo en Mente y cerebro explica con mucho detalle la complejidad que supone la interacción genes/ambiente. Esta ciencia es apasionante y a lo largo de los años se irán conociendo cuáles son los mecanismos epigenéticos, aún desconocidos en muchas enfermedades y trastornos.
Los niños víctimas de malos tratos (físicos y emocionales) y abandono (físico y emocional también) están en riesgo de padecer cualquier tipo de patología. La literatura científica agrupa las patologías o trastornos clínicos -en el caso de los niños-,  en si éstos son más internalizados (ansiedad, depresión…) o más extrernalizados (trastorno de conducta, hiperactividad, agresividad…) Los tics y el morderse las uñas (onicofagia) o arrancarse los pellejos entrarían en la esfera de los externalizados. Y, probablemente, no será la única alteración o trastorno que el niño o el joven presentará. Lo más seguro se manifestarán dentro de trastornos de ansiedad, hiperactividad, trastornos del desarrollo, del estado de ánimo… Es lo que se denomina comorbilidad: la co-ocurrencia de dos o más trastornos en una persona.
Los niños y adolescentes que han sufrido malos tratos o abandono son más vulnerables a presentar casi todos los trastornos. Cada persona es un mundo, con su herencia genética, su temperamento y su historia de vida (en todos los casos antecedentes de maltrato y abandono en distintos grados: leve, moderado, severo; unos de una manera más puntual, otros como una durísima experiencia a lo largo del tiempo) He podido comprobar, como digo, que con antecedentes de malos tratos y abandono pueden surgir todo tipo de patologías (aunque conviene dejar claro que la experiencia del maltrato no es el único factor, existen otros, específicos para cada patología, que también inciden en la aparición de la misma), no sólo las más graves sino también las consideradas menos graves: ansiedad generalizada, trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, hiperactividad, trastorno de conducta (éstos entre los más frecuentes), trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos de la eliminación (enuresis, encopresis), trastornos de la conducta alimentaria (bulimia, atracones…), trastornos psicóticos (esquizofrenias precoces, trastorno delirante), trastornos disociativos, trastorno de tics, trastornos del desarrollo, consumo de sustancias, trastorno del control de los impulsos, trastornos psicosomáticos… Y, como denominador común a todos ellos, el que Jorge Barudy y Maryorie Dantagnan denominan el trastorno de los trastornos: el trastorno del apego reactivo severo o alteraciones en la vinculación (evitativa; ansioso-ambivalente; desorganizada) Es todo el ser del niño, su manera de sentir, relacionarse y pensar el mundo y a los demás el que queda afectado por el impacto de los malos tratos. El comportamiento violento y la posibilidad de entrar en el ciclo de la violencia en el futuro (el maltrato se asocia con la posibilidad de poder manifestar conductas violentas en la vida adulta) es otra de las consecuencias nefastas. Lo cual sugiere que la capacidad empática puede quedar afectada.


En el caso de los tics, sabemos que el estrés es un factor importante en el desencadenamiento y en el mantenimiento de los mismos. ¿Existe mayor estrés que el de ser abandonado o maltratado? Evidentemente, los tics pueden asociarse a estas duras experiencias infantiles y las mismas constituirse en factores de vulnerabilidad que, en interacción con otros factores internos y externos al sujeto, causen la aparición del trastorno por tics. Y si, además, para que los tics desaparezcan -o mejoren con el tratamiento- es importante la gestión del estrés cotidiano, nuestros niños adoptados o acogidos (que suelen provenir de otro país; han de aprender otro idioma; adaptarse al colegio; estudiar y rendir; hacer amigos y conseguir ser aceptado por ellos; concentrarse; agradar a la familia; controlar su comportamiento y sus impulsos; elaborar su historia de vida; enfrentar sus orígenes…), ¿van a estar sin factores estresantes? Vamos, que tienen un gran desafío y pasan por muchas situaciones y eventos de vida que les estresan. Teniendo unos cimientos debilitados, es más complicado saber manejar el estrés; es por ello que los tics se convierten en una forma de poder canalizar la ansiedad que viven ante ese estrés. Por ello, en las etapas en que éste es menor o aprenden a manejarlo, los tics disminuyen. Pero aprender a regularse emocional y conductualmente es su gran desafío, les lleva tiempo. 


La onicofagia o arrancarse los pellejos son actos que creo les permite canalizar la agresividad y/o la culpa interna y/o las tendencias autopunitivas. Mucha de esta tensión acumulada se desplaza hacia esa zona en el acto de “morder” o “arrancar”. Esto está sujeto a muchas interpretaciones. No soy demasiado amigo de las interpretaciones. Pero algo que me han ratificado muchos niños y jóvenes (por eso lo pongo, porque ellos lo han reflexionado así con mi ayuda) en su trabajo terapéutico es que la dura experiencia de ser maltratado (vejado, insultado, despreciado, ignorado…) durante mucho tiempo por seres que son tus padres o familiares (esto es aún más grave que si el maltratador es ajeno a la familia) y de los cuales esperas que te quieran y te cuiden, les hace sentirse alienados. “Yo me sentía como un trapo”, me dijo una vez una joven. “Eso no se le hace ni a un animal”, me dijo otro joven. La peor herencia del maltrato es la afectación al apego y a la manera que tienes de verte. Daña severamente tu autoconcepto y al final terminas definiéndote tal y como los demás te han definido y considerado. Por ello, muchos piensan y sienten que se merecían el maltrato, se sienten culpables. Y la culpa es lo peor, es un cuchillo interior. De ahí que la agresividad sea una de sus respuestas típicas. En el caso de morderse las uñas es un síntoma que indica un modo de canalizar esa autopunición interior que se traduce en una tensión que se descarga en el morder, arrancar… hasta hacerse daño.

El tratamiento psicoterapéutico centrado en el apego va consiguiendo, entre otras muchas cosas, que el niño modifique (lentamente) su autoconcepto y el síntoma (tics, morderse uñas...) irá mejorando. Una forma de trabajar este problema es de un modo indirecto: mediante el tratamiento de su autoconcepto, tratando la ansiedad y la culpa de base, a través de una relación terapéutica que le permita experimentar otro tipo de adultos que le miran y consideran de otra manera… O, a veces, los tics, según su gravedad, pueden requerir un abordaje directo mediante técnicas conductuales. En el caso del Trastorno de Gilles de la Tourette se puede necesitar  de un abordaje multidisciplinar (psiquiatra) en base a farmacología porque el cerebro puede estar afectado funcionalmente.

Ocurre que los niños con antecedentes de malos tratos no suelen presentar los tics o la onicofagia como problemas únicos. Suelen manifestar, desgraciadamente, muchos otros problemas (emocionales, conductuales, relacionales, de desarrollo, sociales...) por lo que -ya lo sabemos- el tratamiento ha de ser integral y establecer prioridades.

Siempre insisto en lo mismo: con paciencia y ayudas familiares, médicas y psicoterapéuticas, así como con la maduración cerebral, los niños van evolucionando positivamente de este problema y de otros.

Imagen cogida de www.buenasalud.net

49 comentarios:

Elena dijo...

Mi hijo lleva varios meses teniendo lo que creo que son tics arrugando los ojos, a veces son más contínuos que otros,y hay rachas de un mes o dos que a lo mejor no los presenta. Supongo que serán manifestación de su nerviosismo o de presiones que tenga (seguramente en el colegio). No tiene otros sintomas como la onicofagia que comentas ni otras autolesiones, tan solo eso.
Me llama la atención porque ya lleva más de cinco años con nosotros y no tuvo esas manifestaciones ni al principio. Un abrazo.

Elena

ALEXIA dijo...

Hola José Luis,

Cuando recogimos a nuestro hijo me dí cuenta de que los pellejitos como dices se los arrancaba y sigue haciéndolo. Lo hemos comentado muchas veces, de que lo hace por un estado de ansiedad o inseguridad. Hace poco, se le infectó un dedo de tanto maltratarselo. Lo tiene mejor pero todavía se le nota.

Desde el otro día que me aconsejaste, lo noto más tranquilo, sigue con pataletas pero menos intensas y duran menos aunque sigue tan agarrado a mí.

Lo de sus dedos creo que si se siente más seguro y con menos miedos puede mejorar aunque conozco a muchos adultos que se muerden las uñas o se quitan los pellejitos y supongo que también refleja un malestar.

Gracias por esta entrada.
Un abrazo.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Elena: Puede que esas manifestaciones hayan empezado posteriormente asociadas a alguna situación desencadenante, y para liberar la tensión utiliza la respuesta de los tics. Si no son muy interfirientes y dado que atraviesa etapas en las que no los presenta (luego son tics transitorios), podéis esperar haber cómo evolucionan. Saludos cordiales, José luis

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Alexia: Me alegro de que tu hijo se sienta más tranquilo. Respecto a arrancarse los pellejitos, efectivamente, en la medida en que se sienta más seguro y supere los miedos, lo más probable es que vaya desapareciendo. En tu caso además, el niño está en proceso de vinculación con vosotros. Un saludo cordial, José luis

Beatriz dijo...

Hola José Luis: Me encantan tus entradas, porque siempre me dejan la puerta abierta de la esperanza. Sin embargo hoy me quedo preocupada con lo que afirmas acerca de la posibilidad de que nuestros hijos presenten patologías como TOC, esquizofrenia, trastorno bipolar... Yo creo que mi hija está razonablemente bien, en su caso, por ejemplo, no ha tenido más que unos meses de morderse las uñas en estos 6 años (coincidiendo con una etapa escolar muy complicada)y no presenta ningún otro tipo de tic. ¡Uf! se me hace durísimo pensar que en el horizonte nos pueda esperar algo así. ¿Hay algo que los padres podamos hacer para minimizar las posibilidades de que ocurra? ¿Hay algún indicador que nos alerte de cómo pueden evolucionar nuestros niños? Gracias, un abrazo.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Beatriz: No me he explicado bien. Quiero aclarar esto para no dar lugar a confusión. Lo que quiero decir es que la experiencia del maltrato (intenso, duro, prolongado) se le asocian (lo cual no quiere decir que el maltrato se a la causa)distintas patologías. La aparición o no de las mismas depende de múltiples factores internos y externos al sujeto en interacción. Cuando hablo de esas patologías, hablo de que yo he observado casos de TOC y de esquizofrenia en niños que han padecido malos tratos. Lo cual no es más que una observación y no tiene valor científico. Es verdad que esquizofrenia sólo he visto en un caso y además, aparte del maltrato, co-ocurrían otros factores (como por ejemplo, la historia de antecedentes de esquizofrenia en la familia)

El maltrato deja una especial vulnerabilidad en las personas a tener mayores probabilidades de padecer distintos trastornos, pero sólo es una vulnerabilidad. Los trastornos aparecen unidos a otros múltiples factores.

Así pues, siento si he dado lugar a confusión o a crear inquietud. Sólo pongo de relieve que el maltrato es una experiencia muy dura que altera el ser del niño.

Como dices, nuestros niños en general están razonablemente bien y
sólo están peor los que han presentado esas terribles experiencias. Y a pesar de todo los niños desarrollan la resiliencia si cuentan con personas capaces de acompañarles, incondicionales, pacientes, empáticos y que sean capaces de establecer los límites de una manera coherente, firme y respetuosa con la persona.

Lo que con más frecuencia he observado asociado al maltrato son las depresiones, la ansiedad, los problemas de vinculación, los problemas de conducta, problemas de control de la agresividad... Producto de experiencias que les han hecho desarrollar unas formas de actuar que en sus contextos de vida fueron adaptativas pero que, fuera de los mismos, resultan desadaptativas.

Saludos cordiales y espero haber aclarado este punto.

José Luis

Beatriz dijo...

José Luis, muchas gracias. Sí, me quedo más tranquila tras la aclaración. Tengo bastante asumido que mi hija tiene lagunas afectivas que le acompañará toda la vida, que le hagan "patinar" en algunas áreas y que en diferentes momentos necesitará apoyo psicoterapéutico para superar dificultades y carencias. También entiendo que los niños que han sufrido malos tratos y abandono son más vulnerables a padecer trastornos (y de ahí que se asocien ambas circunstancias en un número elevado de casos) y que hay factores (predisposición genética...) que no podemos controlar. Pero ¡uf! de ahí a pensar que va a haber otras cosas... Entiendo lo que dices y te agradezco infinitamente la aclaración.

Un abrazo, Beatriz

PD: ¡Cuánto me alegro de que estés haciendo la formación en EMDR! La psicóloga que lleva el grupo de apoyo postadoptivo al que estuvimos yendo, hace un año y pico que lo aplica en su consulta y está absolutamente fascinada. Te felicito por tu pasión y empeño por seguir formándote para ofrecer a los niños lo mejor de ti y de tu trabajo para que puedan ser un poco más felices. ¡Gracias!

Concha dijo...

Cuando mi hijo llegó a casa, tenía arrancada la uña del dedo pulgar arrancada. Yo no había visto algo así en mi vida, doy fe de que se lo había hecho el. Ahora, de vez en cuando se muerde la uña de un solo dedo.¡Vamos mejorando!

En cuanto a los tics, no son tics propiamente dichos ¿o si?, lo cierto es que cuando se descontrola, empieza a mover el cuerpo de una manera rara, lo que los adultos llamariamos "hacer tonterias", pero que tiene que ver con momentos que se le van de las manos.
Un beso

Anónimo dijo...

Mi hija se suele morder los pellejitos de los dedos y se pizca los lóbulos de las orejas. Pero no siempre y cada vez menos. No le había prestado atención.

Despues de leerte voy a observarlo... creo que estos pequeños tics pueden servirme como termómetro, para ver mejor qué está pasando por dentro o viviendo mi hija. Por ejemplo, mientras leía me he dado cuenta que con la vuelta al colegio vuelve a pizcarse los lóbulos de las orejas.

Ah¡, por cierto, he descubierto que yo también tengo tics... tics verbales... a veces digo cosas en alto sin sentido para deshacerme de un pensamiento pesado y negativo.

Mei dijo...

Ha comenzado el cole...y...está descontrolado...hiperactivo en casa...y con decenas de tics...Me ha preocupado mucho los de la esquizofrenia...Ya sabes que mi hijo llegó por PV y...además de labio y paladar abiertos operado en su pais d origen, descubrimos que era sordo profundo...Es difícil, mi hijo y...a veces pienso que hay más...quizás también algo tan fuerte como esquizofrenia???ufff...no sé si podría soportar esa idea y realidad... Sus tics se me hacen insoportables...ahora hace como un hipo sonoro...constantemente...Ya dejó las uñas y sus pellejos...y sigue mirándose cada cinco segundo el lunar de su muñeca...Es realmente difícil no pensar que a mi hijo le pasa algo grave...muy difícil...
Mil gracias...por dejarnos expresar nuestros miedos y calmarlos...

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Mei: La esquizofrenia es una enfermedad con unos síntomas bien delimitados. Si tu hijo no presenta delirios ni alucinaciones ni trastornos del pensamiento, no tiene esta enfermedad. Otro asunto es que las experiecncias de malos tratos sean un factor explicativo de otras posibles alteraciones que puede tener. En este momento no lo recuerdo, pero... ¿has ido a valoración psiquiátrica? Sería importante que le hicieran un diagnóstico de otras posibles alteraciones asociadas a los tics. No tenemos que olvidar que tu hijo padeció sordera sin detectar, por lo que el aislamiento pudo influir mucho en que ahora sea tan motriz (el movimiento era su única manera de comunicarse)y tenga esas conductas tan atípicas. Gracias a ti y recibe mi ánimo y un cordial y afectuoso saludo, José Luis

Mei dijo...

Pues sí...habrá que seguir mirándolo...la pruebas técnicas de neuropediatría descartaron cualquier alteración cerebral...pero, clado..están las pruebas psiquiátricas que, por ser tan pequeño, y por cómo llegó y cómo se desarrollaron los acontecimientos, nadie le ha mandado...y porque todo el mundo nos dice que es normal, los psicólogos del CAIT que le han hecho pruebas durante los últimos dos años, por ejemplo...cosa que me cuesta trabajo ver en algunas ocasiones...
Si no te importa te escribo en privado para si, eres tan amable, orientarme en qué tengo que mirar, con quién y para qué...qué pruebas habría que hacerle y quién...¿te parece?...Mil gracias, de nuevo...

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Si, Mei, lo mejor es que tratándose de un asunto privado y referido a una persona concreta (y además, menor), me escribas a mi correo personal: joseluis@joseluisgonzalo.com Saludos, Jose Luis

Francisco Gonzalez dijo...

hola mi nombre es Francisco Gonzalez.
tengo que realizar mi tesis de psicología y me gusta mucho el tema del auto concepto, en particular la formación del auto concepto en niños con tics nerviosos.
estaría muy agradecido si me comentaran o facilitaran información acerca de estudios en el tema.
dejo mi correo: tachicatales@hotmail.com
saludos.

José Luis Gonzalo dijo...

Hola Francisco: Desafortunadamente no puedo orientarte en este ámbito pues todo lo que he escrito en esta entrada es desde lo que he vivido en la práctica clínica y no dispongo de referencias de estudios científicos al respecto. Deberás probar en otras fuentes. Saludos cordiales, José Luis

Anónimo dijo...

Hola soy una mujer adulta desde chica me arranco los pellejos de los dedos, como le puedo hacer para no seguir haciendo eso.

José Luis Gonzalo dijo...

No es algo que se pueda contestar a través de un blog. Sin conocer y hacer una valoración no se puede hacer un tratamiento, cada persona es un mundo propio. Saludos cordiales.

walter dijo...

Hola Jose, tengo una niña que va a cumplir 3 años, y ahora se le ha dado por jalarse su pellejito del dedo pulgar, a veces se va a la vuelta de la cama donde nadie la ve, y ahi está paradita haciendo eso, jalandose los pellejitos... a que se debe? ya que ella no la maltratamos, tanto su mama como yo, la queremos, le paramos dando besos hablandole, etc... por eso queria saber a que se debe ese tic? o que es?
Gracias

José Luis Gonzalo dijo...

Hola Walter: el blog no da respuesta a los casos individuales, cada caso debe de estudiarse porque cada niño es un mundo. No solo los niños maltratados se muerden las uñas o los pellejitos. Quizá puede que tu hija este pasando por un momento de estrés y haya aprendido a canalizarlo así? No lo puedo saber sin estudiar el caso. Saludos.

guadalupe dijo...

Hola yo tengo una niña de 5años y esta empezado a morderse los pellejitos de los dedos y no se hacer pq le eche limón ajo y ni así se le quita

Yozohandy Tapia Abasta dijo...

Hola soy Yozohandy estoy un poco preocupada porque mi hija se jala los pellejos de los labios ya se saco sangre dos veces y sigue jalandose los labios. Mi hija tiene 4 anos seria bueno que la llevara con un especialista
gracias

Anónimo dijo...

Hola me llamo daniel
Yo tengo el problema de morderme las uñas y los pellejos desde los 4 años hasta ahora que tengo 18 y de verdad que quiero parar pero no puedo
Ni bien veo de mis dedos un pellejito chiquito lo quiero sacar y así es mi rutina cada día y mis dedos estan horrorosos
Quisiera que me ayudes odarme tips para dejar de hacerme eso porfavor :c

José Luis Gonzalo dijo...

Como ya he señalado en otros comentarios, el blog no es lugar para atender los casos personales. Probablemente bajo este comportamiento de morderse y arrancarse los pellejitos exista una tensión interna que se ha fijado ahí. Hay que averiguar que motivos te empujan a esa conducta y tratar de desarrollar habilidades para reconducir ese hábito. Eso sólo lo puedes hacer en una psicoterapia personal que has de seguir con un profesional de tu confianza. Si tus dedos están horrorosos, creo que es suficiente razón para que te lo tomes en serio. Saludos

Anónimo dijo...

HOLA, TENGO 2 HIJOS, UNO DE 5 Y OTRA PEQUEÑA DE 2 AÑOS. EL MAYOR HA EMPEZADO A MORDERSE LOS PELLEJIITOS DE LOS DEDOS Y, AUNQUE HE HABLADO CON EL, NO ME EXPLICA PORQUE LO HACE. ÉL, ES UN NIÑO EXTROVERTIDO, PERO ULTIMAMENTE SIENTE VERGUENZA A PARTICIPAR EN PUBLICO (ACTUACIONES DEL COLEGIO) Y HE NOTADO ADEMAS, QUE LE SUDAN LAS MANOS Y ESO NO LO TENIA ANTES. EL PROBLEMA, SE ACRECIENTA, PORQUE MI PEQUEÑA DE 2 AÑOS, HA EMPEZADO A AHCER LO MISMO QUE SU HERMANO, A MORDERSE LOS PELLEJITOS. COMO PUEDO MANEJAR ESTA SITUACION??

José Luis Gonzalo dijo...

Hola, el blog, como suelo decir habitualmente, no es un espacio para tratar los casos individuales. Desde la distancia no se puede valorar qué le puede ocurrir a los niños. Puede ser que esté experimentando ansiedad y que la canalice de ese modo. Sólo es una posibilidad. Lo mejor es que si la conducta se agrava, acuda a un profesional de la psicología de su confianza para que valore qué le puede ocurrir al niño. Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Hola buenos dias, tengo inquietud ya que mi sobrino de 3años se arranca las uñas, esto lo empezó a hacer hace unos meses, quisiera saber que puedo hacer o a que especialista debo llebarlo
Gracias

José Luis Gonzalo dijo...

Es posible que tensión psicológica no expresada, algún conflicto o problema o una manera inadecuada de manejar impulsos (es pequeño aun) puedan ser causas. Lo mejor es que le vea un psicólogo infantil y valore que le puede ocurrir y os de una explicación para el síntoma, así como orientaciones. Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Hola mi niña se muerde los labios hasta lastimarse. Dice que no le duele. Primero solo decia que se saca los pellejitos. Ahora se saca la piel de la parte interna del labio con los dientes. Estoy preocupada ayudame.

José Luis Gonzalo dijo...

Hola, entiendo que estés preocupada por esa conducta de tu hija, sobre todo porque además conlleva morderse y hacerse daño. ¿Es posible que internamente sienta rabia y que no la canalice bien? Porque una alternativa puede ser la de enseñarle a exteriorizar la ira adecuadamente. Es importante en cualquier caso averiguar la causa por la cual se arranca los pellejitos y se muerde tan agresivamente. Una manera de ayudarle es enseñarle a canalizar el impulso de morderse y sacarse los pellejitos, enseñándole una conducta alternativa, por ejemplo agarrarse la rodilla con la mano cada vez que sienta ganas de morderse. Asi redirigirnos el impulso con una conducta incompatible. De todos modos le aconsejo que consulte con un profesional, quizá haya algo en la vida del niño que esté generándole tensión y hay que averiguarlo. Saludos.

griel c dijo...

Hola José Luis: soy Griselda. Mi hijo se come las uñas aproximadamente desde los 5 años. Tiempo coincidente con mi divorcio matrimonial. Hoy tiene 9 años recién cumplidos y empecé a notar que hace unos meses se empezó a arrancar la piel de la palma de sus manos, lo hacia ya con sus talones, con el corta uñas se arrancaba los pellejos y se los estiraba con la mano. En la palma de las manos hace lo mismo pero se los arranca con los dientes de a poquito. Mi preocupación es que tiene marcada las manos ya y a veces se deja la piel tan finita que se lástima. Esto lo hace especialmente cuando termina de bañarse y mira tele tranquilo en su habitación, es como un hábito que ha adquirido. Ya lo he hablado con él y me dice que no sabe porque lo hace y se ríe, y me pide que le esconda el corta uñas pero sólo lo deja por unos días y en reemplazo utiliza los dientes. Destaco que su papá tiene un hábito parecido con las uñas de los pies y suele observarlo, por lo que me ha dicho su papá. Puede ser que lo imite??? Con su papá tiende muy buena relación y se ven todos los fines de semana desde un principio de la separación. Jamás dejaron de verse. Siempre como padres tratamos de mantener una buena relación de diálogo por el niño, algo que fue logrado luego de un tiempo por el bien de nuestro hijo. Algo muy importante aún también es que hace un año nació el hermanito por parte del papá, ambos se quieren mucho. Desde el principio del embarazo se ha hablado con mi hijo para que tome la llegada del hermano lo más positivo y alegre posible y creo que así fue!!! Aunque ha tenido especialmente conmigo actitudes de un niño más pequeño especialmente cuando llegaba los domingos de la casa de su papá. Serán celos o extrañará a su hermano?? Lo digo porque me dice que quiere tener un hermano de mi parte para verlo más días!!! Yo estoy de novia hace tres años. Pero aún no tengo planes de hijos. Es un nene muy cariñoso y yo con él también. En la escuela le va muy bien y me dicen que es un nene muy dulce y cariñoso. Hace deportes y siempre trato de darle su tiempo más allá de mis obligaciones profesionales. Pero me gustaría un consejo o asesoramiento para atenuar ese hábito que me preocupa y veo que a él también porque ahora se esconde para hacerlo ya que sabe que yo me enojo al verlo!!! Agradecería su consejo!!! Desde ya muchas gracias y admiro su conocimiento! Saludos.

José Luis Gonzalo dijo...

Hola Griselda: En efecto, creo que con los síntomas el niño os quiere comunicar algo: un malestar emocional que no puede nombrar, quizá porque es inconsciente y él mismo no lo puede saber. Guarda relación al parecer con el nacimiento del hermano (no sé si esto irá ligado también a la separación) y de cómo está subjetivando el mismo. Se le añade lo que los psicólogos llamamos regresiones: manifestar conductas y reacciones más propias de estadios anteriores del desarrollo. Por ello, necesitará como muy bien dices que vuelvas a
consultar por ello. Por tu parte permite que pueda expresar sus emociones con libertad, poniéndole respetuosamente palabras a lo que él pueda sentir: "el nacimiento de un hermanito da alegría pero a veces hay niños que sienten rabia porque sienten que le quitan su sitio" "Eso es normal sentirlo; ¿te pasa a ti como a esos niños? También puedes dedicarle mas tiempo y ensalzar sus cualidades y lo mucho que lo queréis. Espero haberte orientado un poco porque desde un blog no es tampoco el espacio más idóneo. Saludos cordiales.

griel c dijo...

Gracias José Luis por su respuesta. Tendré en cuenta sus orientaciones!!! Un saludo

Anónimo dijo...

Hola tengo un niño de 4 años q se lastima los dedos y se come ls s uñas también dejó de ir al jardín porque lloraba mucho y me pedía por favor q no lo lleve me gustaría si pidiera orientar me q le puede estar pasando estoy muy angustiada y preocupada. Muchas gracias

José Luis Gonzalo dijo...

Buenas noches: a su edad el malestar no se puede expresar bien con palabras. Esa conducta de morderse las uñas y lesionarse los dedos, unido a negarse ir al jardín de infancia sugiere que algo que allí ocurre o él siente desborda su capacidad para gestionarlo. Es un síntoma de que algo pasa en la vida del niño en el jardín escolar. Hay que averiguarlo para hacer modificaciones en el contexto del niño y para que los adultos le ayuden al niño. Saludos

Unknown dijo...

Hola Jose Luis, mi nombre es Brenda y mi hijo creo que tiene un trastorno o nose la verdad, me di cuenta hace poco tiempo que cuando esta haciendo su tarea o en el comptador haciendo algo siempre esta haciendo un modimiento en su boca con su lengua o mordiendo un tapon de lapicero o algo que tenga por alli mi hijo tiene 17 anos y eso me preocupa por que chico no li vi haciendo esas cosas y ha perdido un poco rendimiento escolar a menos de un ano de graduarse de la preparatoria aunque el dice que va muy bien en la escuela la verdad no va muy bien y dice que va estudiar sicologia.

José Luis Gonzalo dijo...

Hola Brenda, sería necesario saber qué ha ocurrido en la vida de tu hijo para que empiece con ese síntoma. Él dice que va muy bien, tú dices que no va tan bien. Es posible que lo que se niega se exprese mediante la ansiedad mordiendo. Hay algo que lo tensiona (probablemente el estrés de rendimiento) que se manifiesta en esa mordida, mediante la misma canaliza el estrés. Una consulta con un profesional que le permita poner palabras a lo que vive le puede ayudar. Saludos, José Luis

samuelb dijo...

hola tengo mi novia que va ha cumplir 20 y se come las uñas aveces llega a lastimarse y esta esperando mi hijo yo me preocupa por ella y por su embarazo quiero encontrar una ayuda yo ya la conozco ase dos años yo pemce que en cualquier momento iba ha dejar ese costumbre pero no al contrario lo noto muy ansiosa impulsiva y me preocupa mucho yo lo quiero mucho y quiero ayudarlo y no se como tal bes sea un riesgo para su embarazo

Ivonne Casachagua Cano dijo...

hola tengo una niña de 13 años q se muerde las manos mucho y los ase sonar las tiene muy lastinadas yo la regaño mucho pir eso pero entiende no se q hacer le agradecere q me ayude a los 10 años le dio una enfermedad sindrone ataxico cerebeloso viral esta mucho mejor emos avansado mucho no se si sea secuelas gracias

José Luis Gonzalo dijo...

Sería importante que consultara con el médico si ese comportamiento de morderse las uñas y los pellejitos se debe a esa alteración que menciona. El le indicará si se debe a un problema de ansiedad o déficit de control de los impulsos general que lo canaliza a través de esta conducta. Para que ponga un tratamiento y/o le indique si la niña podría beneficiarse de una intervención con un psicólogo. Saludos

Max Sandino dijo...

Hola yo tuve ese problema cuando tenia 8 o 9 años me mordia los dedos hasta arrancarme los pellejos a mi aveces me dolia recuerdo en el cole cuando la profe nos daba la mano yo me sentia mal porq la mi dedos eres feos porq me los mordia no se como pero deje de mordemelos de arrancarme los pellejos de los dedos ahora los tengo bien los dedo pero ese no es mi unico problema yo tambien me jalava los pellejos de los labios hasra q me salia sangre ahora tengo 14 años y los sigo hacciendo yo lo hago desde antes de lo de los dedos osea lo ago antes de los 9 años y aun lo sigo haciendo no se como dejar de hacermelo aveces digo y pienso lo voy a dejar de hacer pero no puedo.. Nose q hacer me podrias ayudar, un consejo algo porfa

José Luis Gonzalo dijo...

Hola, es posible que la ansiedad y la canalización de la misma mediante el arrancamiento de los pellejos esté en la base del problema. También podríamos pensar que es como una forma de autolesión, que permite la descarga de emociones e impulsos y que paradójicamente aunque duela actuaría como calmante de esa emoción. Lo primero que te aconsejaría es que trataras de observar cuando (situaciones) te ocurre. Qué dispara la conducta de arrancarte el pellejo del labio. Tanto factores externos (sucesos) como internos (pensamientos y emociones) Si llevas un registro sería lo mejor, para que aumentes la toma de conciencia sobre ello. Además, sería necesario saber cómo te sientes en tu vida actualmente, tu grado de bienestar, si estás sometido a estrés, etc. También sería importante que pudieras recordar cuando apareció en tu vida morderse las uñas y cuando empezaste a morderte los pellejos del labio, qué ocurría en tu vida en aquellos momentos. ¿Cómo fue tu infancia? Te recomendaría si sientes ansiedad o inquietud interna que aprendieras una técnica de regulación de las emociones como puede ser la meditación. Si ves que no puedes solo o que necesitas revisar aspectos de tu vida pasada y presente, pide ayuda psicológica. Saludos

Diana maria de corcoles dijo...

Holaa.
Soy una mujer de 33 años y desde mi niñez me he flajelado arrancando los dichozos uñeros de tal manera que el dolor me produce placer y me calma cuando estoy irritada y me chupo la sangre que me sale luego, he tratado de olvidar pero no puedo, me hicieron tanto daño, los hermanos de mi madre no me violaron, no me pegaron, pero con sus gestos, sus apodos, y nunca me mostraron ese afecto como con todos mis primos y siempre en navidad resultaba llorando a escondidas en casa de los abuelos... Era tanta la ira y las ganas de gritar y malos pensamientos que fueron creciendo conmigo que me volvi antisocial y tan amargada y odio a mi madre porque solo sabe contestar MADURE... Noo puedo simplemente poner la otra mejilla cuando a mi me ignoran y saludan mejor a un vecino que a mi... Hoy tengo un esposo maravilloso, que se preocupa porque de momentos soy feliz y al rato estoy ida seria perdida mirando un punto fijo en la pared... Tuve episodios de tratar de suicidarme pero ahora solo me calama sentir ese dolor al arrancarme los uñeros y los llevo hasta muy arriba casi a la muñeca

José Luis Gonzalo dijo...

Me imagino lo duro que habrá sido para ti soportar este maltrato. Creo que es muy sanador y beneficioso contar con la pareja que tienes, eso es muy bueno. Creo que aún quedan muchas emociones dolorosas y traumáticas en relación a lo que sufriste. Y las descargas a través de arrancarte la piel, de una manera tremenda, pero que entiendo te calme porque sirve de descarga. Son impulsos autoliticos, al igual que tratar de suicidarse. Creo que mereces una oportunidad de poder trabajar todo eso porque con el coraje que has demostrado sobreviviendo a todo eso, puedes reunirlo para tratar en algún momento, seguir una psicoterapia con un profesional de confianza con quien puedas trabajar todo ese dolor. Gracias por tu valiente mensaje. Saludos.

Vanessa dijo...

Hola Jose Luis,
tengo una hija de 4 años, empezo hace dos años a rascarase la parte interior del dedo pulgar con el dedo indice, lo hacia hasta lastimarse, luego pasaba a otro dedo de la mano...luego cambio y empezo a jalarse los pellejitos del labio (esto hasta ahora continua, con menos frcuencia) pero lo de los dedos, ahora se rasca las terminaciones de las uñas, logrando en ocasiones romper parte de ellas y lastimarse.
Al conversar con ella, cuenta situaciones como que se ha peleado con algun compañerit@ del nido, o lo notamos cuando se molesta conmigo o su papa por algo que le prohibimos o le negamos. Tsmbien hace eso cuando esta nerviosa por algo que va a pasar o a lo que se va a enfrentar.
He estado leyendo mucho al respecto, no se que estamos haciendo mal para que ella este haciendo estas cosas y como poder ayudarla, en espcial porque es tan pequeña y empezo de mas pequeña aun.
Me siento devastada, agradecere cualquier orientacion que puedas brindarme.
gracias

José Luis Gonzalo dijo...

Hola Vanessa:

Los niños han de afrontar los diferentes desafíos que crecer y madurar conlleva. Entre estos está el manejo de la frustración y de las emociones intensas. Por eso a veces no se trata de lo que los padres hacemos mal sino de lo que no hacemos. Es necesario acompañar a los menores en el manejo de las emociones negativas porque éstos por la Inmadurez de su sistema nervioso no saben cómo gestionar las tormentas emocionales que experimentan cuando les frustramos. Es importante cuando le deimos al niño un "no" mantener ese no pero acompañar en el manejo de la emoción (sintonizando emocionalmente, "lo siento, me imagino que tiene que ser difícil dejar de ver tus dibujos animados ahora y ponerte a estudiar") para que el niño aprenda a calmarse con nuestra presencia. También es necesario poner palabras a lo que puede sentir porque ayuda a aplacar y aprender a dominar la emoción ("Eso tan fuerte que sientes se llama rabia, pero dura siempre") Porque si no educamos en inteligencia emocional puede haber niños que como no saben gestionarlas, aprendan a calmarse arrancándose las uñas o los pellejitos. Le recomiendo el libro "Disciplina sin lágrimas" de Dan Siegel, explica cómo ayudar a los niños en esta línea educativa que le comento. Gracias por su comentario. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, estoy muy preocupada por mi hermana de 13 años, yo tengo 16.
Mi hermana se mordía las uñas cuando era pequeña, nuestros padres le aconsejaron que no lo hiciera y lo dejó. Luego creció se empezó a arrancar los padrastros de los dedos(durante quizá 4 o 3 años), nuestros papás lo dejaron porque creían que era un problema de la piel o algo así, aunque a veces al pintarle las uñas yo notaba que eran heridas más profundas a las normales, pero lamentablemente no dije nada, sin embargo nuestros padres lo notaron también y esta vez decidieron actuar, hace 2 meses la llevaron a un dermatólogo y este le recetó una crema y mi hermana ya ha mejorado, ya no tiene esas heridas y ha dejado ese hábito.
Hoy mi mamá la encontró lastimandose los brazos, al parecer cuando ella tiene una picadura la rasca demasiado o no sé, pero las heridas que se hace son grandes y notorias(creo que también hace eso con sus piernas porque tiene heridas muy parecidas a las de sus brazos). Mi mamá estuvo pensado en que eso es un problema psicológico, quizá ansiedad o algo parecido.
Al leer este artículo relacioné varios puntos en común, por ejemplo el mal trato de algún familiar cercano (yo) bueno en realidad pues son burlas y apodos que le hago, pero todo sin la intención de lastimarla, yo le hago bromas pero con cariño, se las he hecho mas o menos desde que yo tenía 10 y ella 7 (aunque en ese tiempo eran más leves claro, pero ahora la fastidio un poco más, teniendo en cuenta que no la insulto ni la golpeo), yo nunca tuve la intención de hacerla sentir mal, aunque a veces creo que lo hacía, pero aún así no dejé de hacerlo.
Mi mamá me dijo también que quizá es una consecuencia de las bromas pesadas que le hago y los apodos que le he puesto; mi mamá me dijo también que mi hermana le ha dicho que "ella se siente mal, siente como que ella no tuviera importancia o que nuestros padres se interesan más por mi que por ella, en parte tiene razón porque ellos me mandan a academias (porque yo necesito estudiar para postular a la universidad) y siempre están al tanto de cómo estoy, de que aprendo, de que necesito; pero como ella está en 2° de secundaria no es tan importante, ella también quiere salir a la calle e ir a una academia (aunque ella asiste a una academia de danza, y nuestros papás nos suelen dejar de lado a una o no sé interesan más en una, pero últimamente han estado preguntándome más cosas a mi y hablando más conmigo pero es sobre la universidad)"-Eso fue más o menos parecido a lo que mi mamá me contó que le había dicho mi hermana.
Hace unos meses mi hermana tubo un problema en el colegio pues un profesor la encontró con un grupo de amigos y amigas de su edad "probando" un cigarro electrónico, creo que esa fué una de sus formas de llamar la atención. Aunque nuestros papás y yo, nunca pensamos que ella pasaría por esto, pues ella es más valiente que yo para muchas​ cosas ( y eso es muy notorio) , ella es más fuerte física y mentalmente, o eso creíamos, al parecer no nos dimos cuenta de cuán mal estaba.

Creo que lo que ella ahora tiene es por mi culpa y me siento muy mal, en realidad, me siento terrible; no sé qué hacer cómo ayudarla o saber siquiera lo ella que tiene. Yo la amo y no quiero que le pase nada ni que alguien le haga daño, pero esta vez creo que yo soy la culpable de todas esas heridas que se hace y no sé cómo enfrentarlo, deseo que nada hubiese pasado, que ninguna palabra que le hiciera daño haya salido de mi boca. Pero ya está hecho y todo es mi culpa, ahora solo quiero que ella mejore y necesito su apoyo doctor. Por favor ayúdeme a ayudarla, qué debo hacer?

José Luis Gonzalo dijo...

Hola, gracias por tu íntimo testimonio. Normalmente, una conducta como la de tu hermana, autoinfligirse rascaduras, quitarse las pieles, etc. no está relacionada con un solo factor. Hay una multiplicidad de factores que lo pueden causar. Entre ellos pareces citar cómo siente y percibe ella las relaciones familiares, incluidos tus padres, y cuánta autoestima siente ella en relación a todo esto, que parece baja. Así pues, aunque hacerle bromas y ponerle apodos influya, no creo que sea lo único que explique su malestar emocional. Tu hermana debe ponerse en manos de un especialista, psicólogo, y tratar sus problemas emocionales y de relaciones familiares (incluyéndoos a todos) de fondo a las autolesiones. A veces, entre hermanos, una manera de expresar sentimientos de rivalidad o negativos es a través de las burlas. Son cosas que ocurren en las familias y que tus padres deben aprender a manejar, para intervenir ellos, si es preciso, adecuadamente.

Por tu parte, siento que te sientes culpable, y eso es muy loable. Tan reprobable es que le hayas burlado –sin mala intención, por lo que cuentas- como grande que estés arrepentida y sientas que tu conducta le haya afectado en sus problemas. Por eso, entre hermanos, habiendo una base de cariño y amor como parece que la hay, podemos reparar nuestras malas acciones. Lo mejor, aunque te cueste un poco, es que te sinceres con ella, buscando un buen momento, y repares tus acciones. Le puedes expresar que eres consciente de que las burlas y comentarios que le has hecho le han podido afectar, que lo sientes, que no lo hacías con intención de hacerle daño. Pero sin pretenderlo, se lo has podido hacer. Le pides disculpas sinceras y puedes acordar qué puedes hacer de positivo para ella para que se sienta emocionalmente mejor. Has de estar preparada para escuchar lo que ella te pueda decir, aceptarlo por muy intenso que te parezca, y expresarle que lo sientes.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola José Luis, tengo 22 años y desde pequeña me comía las uñas, después lo deje y creo que desde los 15 empecé a morderme los dedos y a arrancarle los pellejos de alrededor de la uña pero en ese momento no era tan frecuente,ahora lo hago mas seguido y suelo tener mis dedos rotos y heridos. No sé porque lo hago, mi infancia fue buena, sin embargo cuando tenia 14 mis padres se divorciaron pero me afecto un tiempo y después lo superé. Actualmente cuando quiero dejar de hacerlo y detener este mal hábito me he dado cuenta que entró en un estado de desesperación y ansiedad, es muy raro. He intentado llevar conmigo una lima para dejarlo, pero luego vuelvo a caer. Que puedo hacer? He llegado un punto que me desespera esta situación ya que me avergüenza. Mi novio y yo tenemos 3 años juntos y me esta ayudando a dejarlo, cada vez que voy a morderme un dedo me detiene pero esto me causa ansiedad por no saciar eso. Por favor espero su respuesta. Que puedo hacer?

José Luis Gonzalo dijo...

Hola, sería importante saber qué acontecimientos ocurrieron alrededor de tu vida en el momento en el que aparecen los síntomas de onicofagia. No sólo lo que nos ocurre en el ámbito familiar es importante, también lo que vivimos a nivel social (escuela, amigos...)

Parece que sientes una gran ansiedad cuando no lo haces porque este comportamiento oral a través del mismo, lo utilizas para liberar dicha emoción y al final aunque duela, te calma temporalmente la tensión. Lo primero es que aprendas alguna manera de regular dicha ansiedad mediante ejercicios de modulación emocional. También puedes usar una conducta alternativa como agarrar una pelota de goma y apretarla. Después, esto es una oportunidad para que indagues es tu mundo interno y en tu vida y como la sientes y percibes desde niña, para saber que quiere decir sobre ti. Es posible que necesites un tratamiento psicológico, pues desde aquí no podemos hacer mucho más. Gracias por tu testimonio. Saludos, Jose Luis