lunes, 31 de octubre de 2016

La estrella Nigeria y otros cuentos sobre adopción, escritos por Ana Lamela Rey y Laura Fernández Blanco.

Las pasadas I Jornadas sobre Apego e Intervención en Trauma celebradas en la entrañable ciudad de Oviedo (a las cuales fuimos invitados mi colega psiquiatra y amigo Rafael Benito y servidor, el 21 y 22 septiembre 2016), organizadas por Genos Psicología, fueron todo un éxito. Contribuimos a la difusión del modelo de trabajo terapéutico y educativo -respetuoso con el niño y adaptado a su sufrimiento (al provocado por los malos tratos)- de Barudy y Dantagnan, esta vez en la Capital del Principado de Asturias, donde acudieron psicólogos, psicoterapeutas, trabajadores sociales, educadores, maestros… interesados en el mismo y que también esperamos les haya atrapado como marco de intervención. Jornadas entrañables donde nos trataron de maravilla y nos acogieron excelentemente. Pudimos aprender y compartir conocimientos y experiencias con colegas y familias. Gracias a Yolanda Higarza y a Cristina Díez, de Genos y almas mater de la organización, y también a Loli Urizar, que compartió conmigo una mesa de experiencias y su intervención recogió acertadamente lo que es el acompañamiento resiliente, y fue muy sentida, por los buenos tratos y el cariño compartido.

En el marco de estas jornadas tuve la ocasión de conocer a Ana Lamela, actual presidenta de Asturadop, Asociación Asturiana de Adoptantes, entidad con la que he tenido el placer de colaborar en eventos formativos que ha organizado. Ana tuvo el detalle de regalarme un libro de cuentos sobre adopción escritos por ella e ilustrados mágicamente por Laura Fernández. Se titula: “La estrella Nigeria y otros cuentos sobre adopción” Con motivo del décimo aniversario de la creación de Asturadop, editaron, en 2015, esta obra que merece difusión y tiene una particularidad que la hace diferente y que me ha cautivado: la autora tuvo la genial idea de “…reunirse con cada familia para indagar sobre los recuerdos, preferencias, ilusiones, miedos y sueños de sus hijos e hijas. Con esa información como materia prima, hilvanó para cada uno de ellos un relato sensible y personalizado, desde el cual comprenderse, procurar dar un orden a sus sentimientos y emociones, e ir encontrando ese sentido de la vida que les permita transitar por ella sin centrarse en sí mismos, sino en la familia y en la sociedad…”


Así pues, son relatos creados desde la conexión emocional con los niños y las familias, que reflejan esa actitud de sentirse sentidos, pues cada niño y cada familia puede verse en el cuento para posteriormente poder entenderse. Y para ello nada como –lo hemos dicho muchas veces- el vital e imprescindible acompañamiento que de al menos un adulto competente necesita todo/a niño/a.

Me encanta el planteamiento de creación de la obra porque con motivo de la fundación de Asturadop se gestan unos cuentos que honran al niño/a y a sus familias adoptivas a partir de los contenidos, las emociones, las vivencias… obtenidos en los encuentros y relación con ellos. “No son historias reales pero no son falsas porque todas están llenas de verdad”, nos dicen en el prólogo. Porque lo que la mente -y lo que esta crea- emerge de la interacción constante entre el cerebro y las relaciones interpersonales.



Prologado por dos prestigiosas doctoras en psicología, Diana Marre y Beatriz San Román, vinculadas ambas al mundo de la adopción, afirman que “…las historias están cargadas de verdad luminosa y cargada de sentido que solo la magia del amor es capaz de construir. En ellas, los niños y las niñas se reconocen, se sienten protagonistas, se identifican y, en el futuro, dispondrán de un relato, su relato, que presentar y narrar a sus propias familias. Asimismo, a través de ellas, tenemos la oportunidad de asomarnos a sus mundos y emociones”


Las familias adoptivas que os asomáis a este blog es muy posible que os identifiquéis con los cuentos y en suma, con las historias de estos/as niños/as y familias, porque tras un conjunto de experiencias que ocurren en un periodo de tiempo emergen los arquetipos, esas invariantes cognitivas, como Robertson (2011) las denomina, porque es posible que en las historias veáis imágenes y comportamientos que tienden a ser menos personales y estar arraigados en la herencia cultural que son comunes a las familias adoptivas. 


Para más información sobre el libro:

www.asturadop.org

info@asturadop.org

REFERENCIAS

Robertson, R. (2011) Introducción a la Psicología Junguiana. Una guía para principiantes.  Barcelona: Obelisco.