jueves, 9 de septiembre de 2010

"Vaya rabieta", entre mis cuentos favoritos

Hace ya un tiempo que mi colega Gerardo Alútiz, psicólogo, me habló de un cuento para niños muy interesante y útil para trabajar con ellos el tema de las casquetas.

Estuve buscándolo durante una temporada pero no di con él. Ya había desistido en el empeño cuando ayer, de repente, lo encontré en la sección infantil de una librería donostiarra. Para mi regocijo, pues es un cuento sencillo pero directo, con gran poder ilustrativo, al cual se le puede sacar mucho jugo, si me permitís la metáfora, para ayudar a los niños con la emoción de la ira.

El cuento se titula: Vaya rabieta, de Mireille d´Allancé, edit. Corimbo. Es pequeñito y de pocas páginas, pero con unos dibujos muy atractivos y con vivos colores. Se puede utilizar a partir de los 3 años. Otro valor que atesora es que capta la atención de los niños mediante la historia que cuenta (éstos se identifican rápido con la situación cotidiana), una alegoría, de lo que puede suceder (las consecuencias dañinas) si se da rienda suelta a la ira y ellos no hacen un esfuerzo por regularla. Favorece la toma de conciencia de los menores que tienen problemas para controlar sus enfados.

Me encanta este cuento porque es capaz de transmitir a los niños las teorías de la inteligencia emocional (la psicofisiología del enfado: expresado en el rubor facial que el protagonista siente en la cara antes de explotar y cómo el enfado es un secuestro emocional que provoca que podamos actuar con conductas agresivas) de una manera sencilla. Lo que costaría miles de palabras y argumentos en los que los niños se perderían, lo consigue este cuento en unos minutos. Es el poder que tienen las metáforas.

Lo que más me gusta, de todos modos, la gran virtud, es que la historia le permite al niño comprobar que esa cosa que se desata cuando nos enfadamos puede ser muy negativa porque si no se controla, destruye, al tiempo que el protagonista asiste al descontrol observando, impactado, lo que pasa (favorece, pues, la toma de distancia y por lo tanto, la reflexión: "Mira lo que sucede si no controlas tu enfado", potenciando que el niño se ponga en esa perspectiva. En la medida que se da cuenta, la ira disminuye), tratando de reparar el daño, siendo consciente de hasta dónde llegó su ira y, finalmente, parándola (metiendo -contener- en una caja la alegoría de la ira) Y es que también el cuento ayuda al niño (¡y al adulto!) a que se dé cuenta de que todo empezó, y que nos enfadamos y descontrolamos, por tonterías…

En este enlace de internet alguien ha colgado el cuento completo, por lo que podéis acceder a él. No obstante, si lo encontráis, os recomiendo que lo compréis: la magia de un libro en la mano es todavía, insustituible. Además es baratito...

En fin, una joyita. Entra en la lista de mis cuentos favoritos. Muchas gracias a Gerardo por esta picada. Ya sabéis que si conocéis cualquier cuento o historia interesante para nuestro trabajo, comentadlo.

7 comentarios:

Jennifer dijo...

Genial el cuento!!!
Sin lugar a dudas con un gran poder ilustrativo, incluso para nosotros los adultos.
Particularmente nunca he podido resistirme a los cuentos cortos con grandes enseñanzas. Por eso aún amo el Principito y lo releo de vez en vez porque siempre hallo algo nuevo.
Gracias por compartir esta maravillosa historia que no conocia.
Un abrazo

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Jennifer: Me alegra saludarte, y estoy contigo: el cuento es ¡¡¡genial!!!. Hasta pronto, un abrazo, José Luis

ALEXIA dijo...

Hola José Luis,
No lo he leído pero me parece muy interesante. Si lo encuentro lo compro. Seguro que será muy instructivo para mi hijo cuando crezca un poco.
Me alegro de que estés de vuelta.
Un abrazo.
http://adoptaextremadura.blogspot.com/

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Alexia: Un placer saludarte, y estoy convencido de que será muy positivo para tu hijo este cuento y otros que puedes visitar en este blog. Yo se los regalé a mi ahijada y le han sido muy enriquecedores.

Un abrazo,

José Luis

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Alexia: Un placer saludarte, y estoy convencido de que será muy positivo para tu hijo este cuento y otros que puedes visitar en este blog. Yo se los regalé a mi ahijada y le han sido muy enriquecedores.

Un abrazo,

José Luis

Mercè Pereira dijo...

Hola jose Luis como vamos, soy Mercè de Girona. este cuento hace años que lo tengo de mis hijos y como una imagen vale más que il palabras, lo habíamos utilizado con nuestros niños en grupos psicoterapeuticos, muy útil.

besos

nos vemos pronto

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Merce: Un placer saludarte. Para mi tu experiencia, positiva, con este libro es un aval mas para animar a todo el mundo a que lo utilice. Efectivamente, pronto nos vemos, ya tengo ganas, hasta entonces, un afectuoso saludo, Jose Luis