miércoles, 15 de septiembre de 2010

"El apego en el aula", editado en castellano el fenomenal libro de Heather Geddes

El verano es un periodo de descanso en el que, entre otras cosas, se aprovecha para leer libros con calma y tranquilidad. He leído El apego en el aula. Relación entre las primeras experiencias infantiles, el bienestar emocional y el rendimiento escolar, de Heather Geddes. Ya tenía noticia de su aparición en inglés porque mi amiga y colega Maryorie Dantagnan me habló del mismo hace un año. Pero, en una de mis visitas a Barcelona, mi colega Beatriz Atenciano me convenció para que fuéramos a visitar la librería barcelonesa Alibri porque merecía mucho la pena y estaba segura de que caería en la tentación de llevarme alguno de los muchos que sobre psicología tienen. No tuvo que esforzarse gran cosa en convencerme, y allí fui. Disfrutaba mucho con Beatriz mirando, hojeando, comentando… cuando en un estante, descubro, alborozado, el libro del que os hablo editado en castellano. Así es la historia de cómo llega a mí (o yo a él) Pero ahora, paso a lo fundamental, que es comentaros mi opinión sobre esta obra, como acostumbro a hacer con los libros que creo pueden sernos útiles en nuestra labor.

Los profesores/as y profesionales de la educación que trabajan con niños/as en el ámbito escolar están de enhorabuena porque este libro les ofrece cómo comprender a los menores desde la teoría del apego y cómo se manifiestan los diferentes apegos en la relación con el profesor/a y los compañeros/as.

Si el vínculo de apego es la representación mental estable en el tiempo que recoge los modelos operativos internos (esquemas mentales cognitivos, motivacionales y emocionales) que el niño/a ha desarrollado en la relación con sus cuidadores primarios (el modo en que se representa cómo es esa relación y además, la expectativa de conducta sobre cómo consideran a los demás y a sí mismos, que tiene mucho que ver con cómo ha sido el cuidador con ellos, en qué medida se ha manifestado sensible, empático y disponible para satisfacer sus necesidades físicas y emocionales), esta representación se traslada, se transfiere y se manifiesta en las posteriores relaciones que el niño/a establece.

Una de las personas significativas e importantísimas con las que se relaciona es con su profesor/a, y es la que Heather Geddes ha estudiado desde el modelo del apego.

Primeramente, da una visión y explicación de las teorías del apego y sus tipologías. Dentro de las tipologías, describe los apegos inseguros (evitativo, ansioso-ambivalente y desorganizado) y cómo se manifiestan en el ámbito escolar y las implicaciones que tiene tanto para la tarea (el trabajo escolar), la relación con los compañeros/as y por supuesto, con el profesor/a.

En función de si el niño/a muestra un patrón otro, de si es predominantemente evitativo, ansioso-ambivalente o desorganizado, el profesor/a encuentra en el libro una guía que le permitirá comprender cómo piensa, siente y se comporta ese niño/a y, lo que es más importante, cómo debe el profesional relacionarse, programar el trabajo, el tipo de metodología, los posibles problemas de comportamiento y la relación con los compañeros/as. Es eminentemente práctico, con propuestas claras y definidas.

Recomiendo su lectura y aplicación a todos los profesionales (profesores/as) que trabajen con niños/as que hayan sido víctimas de malos tratos porque es muy probable que éstos presenten apegos disfuncionales. Hasta ahora, por lo que puedo saber, existían pocas propuestas que ayudaran al profesor/a en este arduo trabajo, por lo que este libro debe considerarse como un material de inestimable apoyo y ayuda al maestro/a porque va a poder comprender a sus alumnos/as afectados por un apego disfuncional y va a encontrar herramientas sobre cómo proceder en la relación y la tarea, en ese pequeño universo de dinámicas relacionales que es un aula. Lo mejor es que la autora explora perfiles de aprendizaje y relación (el tirángulo del aprendizaje: profesor/a-alumno/a-tarea, como ella lo denomina) en función del tipo de apego y plantea cómo la escuela puede convertirse en base segura para estos niños/as.

Dentro de unas semanas, os ofreceré, de este libro, las pautas que la autora recomienda para cada tipo de apego disfuncional en relación a la tarea, los compañeros y el profesor/a.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Este lo añado a mi lista. Me parece un tema importantísimo.
Tal y como yo lo veo, cuando una madre deja a su hijo-a al cuidado y educación de una educador@ o profesor@ est@ asume el rol de figura de apego principal y cuanto más informad@s y preparad@s estemos más eficaz será nuestra labor en el aula con los niñ@s.No es nuestra función sustituir a una madre pero....durante X horas al día, lo hacemos (le moleste a quién le moleste).Sobre todo, con niños de 0-3 años, como es mi caso.


Espero impaciente esas pautas de la autora Jose Luis, je,je,je, ya que seguro lees tú el libro antes que yo.

Un saludo,
Yolanda.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

La semana que viene están las pautas, ira en tres partes, una para cada tipo de apego disfuncional. Saludos, Jose Luis.

Nayeli dijo...

Excelente recomendación y aunque tengo una niñita se 2 años que aún no va a la escuela, estoy totalmente de acuerdo en que el vínculo de apego que se establece desde la primera infancia marcara las futuras relaciones que El Niño establezca con los demás. Yo he leido mucho sobre este tema y escrito sobre la importancia del apego en la primera infancia para el desarrollo neuronal de los bebés y este libro siento que sería un gran complemento para reforzar mi aprendizaje.

Gracias por la recomendación lo anotare en mi lista de pendientes, espero encontrarlo en México y sino poder conseguirlo desde Amazon.

Saludos
Nayeli

José Luis Gonzalo dijo...

Me alegro que lo valores positivamente y que lo valores como un gran complemento para tu aprendizaje. Saludos cordiales.