viernes, 30 de julio de 2010

Mantenemos y afianzamos el rumbo

Como podéis ver, amables lectores/as, amigos/as, seguidores/as… este blog parece que cambia pero, en realidad, permanece igual.

Han pasado ya casi tres años desde que publiqué la primera entrada del blog. Al principio, como un recién nacido, el cerebro del blog estaba constituido por un sinfín de neuronas dispuestas a conectarse para ir creando las primeras redes y con ello, su esencia.

Nacimos para hablar de psicología y su aplicación a distintos ámbitos así, en genérico. Como un cerebro que aún no ha sido sometido al proceso de poda, si me permitís seguir con la metáfora.

El blog ha ido creciendo y tenemos tres años y la poda cerebral se ha realizado: las redes neuronales que se han constituido generan patrones de activación que portan información sobre el apego, el trauma, el desarrollo y la resiliencia... en mayor medida que otras que, al no estimularse, han desaparecido. El blog como cerebro-mente en desarrollo, siguiendo al admirado Siegel.

Por ello, el autor del blog decide y declara que, a partir de hoy, se dedica a estos temas exclusivamente. Nos centramos en esta área tan apasionante de la psicología. Pero es lo que venía haciendo ya, así que no hay en realidad ningún cambio.

El imán que me atrae a este tema es mi trabajo con los niños/as y adultos víctimas de malos tratos, que pueblan mi consulta; mi formación específica en esta área; la labor de formación que realizo desde hace unos años y sobre todo, los que me seguís –mil gracias a todos/as- que me habéis mostrado muchas veces con vuestra interesantísima participación, estar en sintonía y gustar de estos temas. Muchos de los que tenéis a bien entrar en este blog sois padres adoptivos, profesores, educadores de centros de acogida, pedagogos… que tenéis que trabajar, educar, criar, tratar… a niños y niñas que manifiestan las heridas que los malos tratos dejan en forma de trauma y apegos disfuncionales. Me he sentido gratificado sabiendo, porque así me lo habéis manifestado, que este blog os resulta de ayuda. Espero que lo siga siendo.

Estos dominios nos apasionan tanto porque la investigación descubre y confirma día a día que, parafraseando a la Biblia, “en el principio, era la emoción…” Después, el apego y en consecuencia, el ser que se construye gracias a que la mente de otros suple y crea la nuestra, infantil e inmadura, que aún no puede funcionar sola porque es dependiente de la experiencia. De la experiencia buena, claro. Si no, se daña. ¡Y cómo! Por eso le he cambiado el nombre al blog y le he llamado Buenos tratos. Porque son, como dice el maestro en estos temas, Jorge Barudy, la base de que lleguemos a ser.

La nueva dirección se llamará www.buenostratos.com y estará operativa en tres días. No obstante, al teclear la antigua, el blog se encarga de direccionaros a la nueva.

También he aprovechado para cambiar el diseño, espero que os resulte atractivo.

Sólo me resta deciros que aquí, si seguís gustando de ello, tenemos una cita con el apego, el trauma, el desarrollo, la resiliencia. Yo estoy encantado de citarme con todos vosotros/as.
Me tomo unas vacaciones hasta septiembre, y el blog también descansa. Estoy con todos/as vosotros/as (publicaré un nuevo post) el día 30 de agosto.
Feliz verano a todos/as.

20 comentarios:

ALEXIA dijo...

FELICES VACACIONES, José Luis !!! Ya sabes que estaremos siempre por aquí para leerte y seguir aprendiendo. Espero que de aquí a septiembre pueda darte buenas noticias!!

El blog te ha quedado estupendo. Me gusta mucho y el título aún más. BUENOS TRATOS es a lo que todos debemos aspirar y tu blog nos acerca un poquito más a esa meta para todos los niños del mundo, para que lleguen a ser unos adultos fuertes físicamente pero también emocionalmente.

Un abrazo muy fuerte y disfruta de estas merecidas vacaciones.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Alexia: Como siempre,un placer saludarte y me alegro de que te guste el blog. Espero esas buenas noticias y que pronto puedas compartirlas con nosotros. Buen verano y felices vacaciones igualmente.

Un abrazo muy fuerte,

José Luis

Alberto Barbero dijo...

Hola, José Luis:

Me parece muy acertada la decisión (que, como dices, ya estaba implícita en tus contenidos de los últimos meses) de centrarte exclusivamente en los "buenos tratos". Las personas necesitamos saber donde ir con cada tema concreto y cuando un blog abarca muchos se dispersa y pierde fuerza.

Ya te lo he dicho, pero el nuevo nombre me parece el mejor de los aciertos. En el nombre te ha visitado la creatividad.

Me encanta también el nuevo diseño: su sencillez y el detallita de los pájaros remontando el vuelo... Rápidamente me voy a buscar uno de esos nuevos diseños de google para mi.

Un fuerte abrazo y suerte con esta nueva etapa!!!
Alberto

Jennifer dijo...

Hola Jose Luis:
Coincido con Alberto, el nuevo nombre es un destello de creatividad y va a la perfección con los temas que has venido tratando. Por demás, el tema que abordas es esencial en una sociedad que anda demasiado rápido como para dedicarse a detenerse y retomar una de las características esenciales del ser humano: la capacidad de compartir emociones y ser empáticos.
Felicidades también por los tres años del sitio, un espacio en la red donde se puede reflexionar y enterarse de nuevos temas en materia de Psicología.
Si algo excelente ha dado el fenómeno de la blogosfera, es la posibilidad de contar con espacios como este.
Un abrazo, Jennifer

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Alberto: Gracias por tus comentarios. Ya sabes que pienso que tienes más cualidades estéticas que yo, por eso si te gusta como queda el blog, me quedo tranquilo. En cuanto al contenido, has captado la idea: centrarse en un tema concreto para saber dónde recurrir. El título pienso que recoge el sentir de este blog, me alegro de que te guste.

Tus palabras son un impulso y un estímulo para seguir día a día con este apasionante mundo de los blogs.

Un abrazo,

José Luis

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Jennifer:

Comparto contigo en que uno de los objetivos es sensibilizar sobre los beneficios de compartir emociones y ser empáticos, sobre todo para los niños cuya mente está en desarrollo.

Me doy cuenta de que parece que he acertado con el título, tenía mis dudas pero me voy reafirmando. Me alegro mucho de que os parezca creativo, cualidad que creía poco desarrollada en mí y ya veo que he de ir cambiando la idea y eliminando ese estereotipo sobre mí.

Sintonizo contigo en que lo mejor de este fenómeno es contactar y compartir la riqueza de conocimientos y experiencias de todos los que hacemos blogs. Ya sabes que soy un admirador de tu Rincón y que te sigo puntualmente pues estoy suscrito.

Un abrazo, y seguimos en contacto.

José Luis

Elisabet dijo...

Felices vacaciones Jose luis.
A mi también me parece muy interesante tu blog.
Elisabet

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Gracias, Elisabet, me alegra mucho que te resulte interesante. Un cordial saludo, José Luis

Anónimo dijo...

Estimado José Luis

He llegado a su blog por primera vez hoy a través de diversos enlaces . Con algunos post incluso he llorado , otros no he sido capaz de leerlos completamente , puede que lo haga en otro momento .
Me preguntaba si conocería alguna bibliografía interesante que aborde la problemática de los adultos cuando han sufrido malos tratos en la infancia , y sus consecuencias a largo plazo , cuando esta situación no es corregida .
Muchas gracias , espero que disfrute de sus merecidas vacaciones .

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola. Siento que estos post te han llegado emocionalmente y que te han aportado algo, por lo cual me siento satisfecho de mi trabajo. El maltrato infantil, cuando el niño/a no es protegido y permanece largo tiempo expuesto o sufriendo abandono y/o violencia física y/o verbal o cualquier otra forma de daño físico o psicológico, es cierto que deja unas secuelas y unas consecuencias a largo plazo, sobre todo para la vida adulta. Se ha asociado a múltiples trastornos mentales en la vida adulta.

No obstante, si me lo permite, quiero ofrecerle una visión que no negando esas consecuencias (trato a adultos que han sido víctimas de malos tratos en la infancia y constato su sufrimiento y sus problemas psicológicos)sí ofrece una alternativa que es la de fomentar la resiliencia, esa capacidad que se puede desarrollar para resistir los impactos traumáticos. Los libros de Boris Cyrulnik nos hablan de ello: él dice que una infancia infeliz no tiene por qué determinar una vida. El propone cómo se puede desarrollar esa resiliencia en muchos libros. Yo empezaría por "Los patitos feos" y también por su último libro "Me acuerdo" en el que relata su vida.

Gracias por sus palabras, cordialmente

José luis Gonzalo

Anónimo dijo...

felicitaciones x el blog que me resulta útil e interesante. siempre he tenido dudas respecto a la línea fina entre el buen trato, el trato regular y el bueno ya que éste es aparentemente relativo. hay tratos que yo considero inapropiados que otras madres consideran necesarios. si bien este blog habla de malos tratos consensuados, siempre queda la duda de donde es el límite que puede afectar a un niño en su vida adulta. comportamientos tales y como el autoritarismo (que lo considero un comportamiento violento), los castigos (que depende de su severidad pueden ser muy perjudiciales), ejercer auténtico poder y miedo sobre un niño (afectando su autoestima) etc. conozco algunos padres que podrían leer este blog y decir: esto no es para mí sino para padres que maltratan a sus hijos! ¿cómo puede el denominador común de padres autoevaluarse en estos temas? lr

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Creo que das en el clavo porque a veces es dificil definir cuál es la barrera. Yo, por mi parte, tengo claro que esos tres aspectos que mencionas (autoritarismo, castigos físicos y verbales -este último si implica insulto, desprecio, crítica y amenaza- y ejercer poder y miedo sobre un niño)entran dentro de la categoría de maltrato. Después evaluaríamos el nivel de gravedad, pero es maltrato porque está claro que bueno no lo es. No es bueno porque tiene una repercusión en el niño, en su desarrollo y bienestar.

Estoy completamente de acuerdo contigo en que muchos padres no autoevalúan como maltrato algunos de los comportamientos o pautas que utilizan para criar a sus hijos, como el castigo físico (el tan manido dicho de "una bofetada a tiempo..." o "le doy unos azotes en el culo cuando coge la rabieta") Y lo son, al menos desde mi concepción. No son capaces de autoevaluarse como adultos que están usando pautas de crianza que conllevan maltrato (podrá luego ser leve o grave) porque se guían por sus autorreferenciales, esto es por las pautas de educación que han recibido de sus propios padres u otros educadores y no las cuestionan porque creen que es lo que hay que hacer.

Para educar a un niño hace falta toda la manada, esto es, la implicación de toda la comunidad. Y es al profesor, al psicólogo, al monitor de deportes... a quienes nos corresponde en un momento dado ayudar a los padres a que se den cuenta que esas pautas no son formas adecuadas y de buen trato para criar a sus hijo.

Para mí, el castigo físico refleja la impotencia de un adulto que no es capaz de cambiar la conducta de su hijo por métodos de buen trato. Puede ser eficaz pero es contraindicado por las secuelas que conlleva. Hay otros modos de poder modificar el comportamiento del niño y hay que usarlos. El castigo físico es maltrato.

Gracias por plantear tan interesante cuestión, y hasta pronto

José Luis

Gemma dijo...

Enhorabuena por el nuevo blog, José Luis, y sobre todo por su continuidad. Hacía tiempo que no me pasaba por aqui y me alegro de ver que sigues ahi, dándole a la tecla y aportando tus conocimientos y tu buen hacer.
Lamento no poder compartir el optimismo que destila el blog y sus comentarios, porque en nuestro caso parece o se nos ha acabado la resiliencia o mi hijo nunca la ha tenido.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Gracias, Gemma, un gusto volver a saludarte y encantado de que te pases por aquí. Tus palabras me dan bríos para seguir adelante después de las vacaciones.

En cuanto a tu hijo, qué te puedo decir que no te haya dicho. ¡Animo!

Un abrazo afectuoso

José Luis

Anónimo dijo...

Estimado José Luis, puse un comentario pero creo que no se envío correctamente, aquí va de nuevo!
Gracias por tus palabras, veo que no estoy sola! Yo estoy 100% de acuerdo con lo que dice!! Creo que la vida moderna no nos permite detenernos a autoevaluarnos en temas tan importantes como los buenos tratos. La referencia de nuestros padres puede ser “generalmente” buena, pero si uno no lo evalúa simplemente repite acciones, actitudes y costumbres que en efecto pueden tener un efecto perjudicial en nuestros hijos a futuro. Es ahí cuando es más difícil remediarlo! Este mundo no es fácil y creo que los padres deben contribuir a que sus hijos la tengan más fácil y no añadir obstáculos y traumas. Los buenos tratos se traspasan y no solo por el bien de una relación padres-hijos sino para que ayudemos a construir mejores ciudadanos para el futuro!!! Ojala pueda incluir estos temas (autoritarismo, ejercer miedo y castigos) dentro de sus blog más a menudo! Creo que muchos padres que se consideran “normales” podrían receptar ese fino hilo que divide los buenos de los malos tratos.
Soy madre adoptiva y creo que hay que estar muy al tanto de las investigaciones e información referente a como entender mejor los comportamientos y en definitiva a las personas. En la escuela de mi hijo, entregué folletos sobre la escolarización de niños adoptados más grandecitos y su profesora estaba tan contenta y entusiasmada!! Imagínate, no había leído nada al respecto!! Creo que uno no puede esperar a que las otras personas reaccionen ante ciertas dificultades y más bien uno tiene la misión de dar a conocer y aportar con lo que va aprendiendo! De hecho, eso es su blog! Gracias! lr

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Muchas gracias por tu interesantísimo comentario. Me alineo, vamos que estoy 100% de acuerdo con el mismo. Es verdad, y debemos de reparar en ello, que de una educación basada en un modelo de buenos tratos depende una sociedad futura con adultos responsables. Es fundamental, como dices, que reflexionemos sobre nuestras actitudes como padres y sobre todo sobre nuestras reacciones y formas de actuar (transmitir a nuestros hijos valores y normas) con nuestros hijos, y nos autoevaluemos. Estas han de estar fundamentadas en un equilibrio donde el control, el límite, esté presente sin olvidarnos nunca del cariño, la empatía y la sensibilidad hacia lo que sienten y viven los menores.

Trataré de tocar los temas que has mencionado y gracias de nuevo por tu enriquecedor aporte.

Saludos afectuosos,

José Luis

Manel dijo...

Me gusta la nueva imagen JL, como siempre el "contenido" no puede ser mejor, pero que bien que ahora el "continente" sea aún un poquito más atractivo.

Uno más de tus seguidores.
Un abrazo desde Girona.

Manel

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Querido Manel: gracias afectuosas por tu comentario. Viniendo de ti le otorgo gran valor. Me alegra que el cambio de continente te resulte atractivo. Espero que te sigas pasando por aquí y sobre todo que sigas participando. Un abrazo y hasta pronto. Jose Luis.

Josep Julián dijo...

Hola José Luis:
Vuelvo de vacaciones y me encuentro con que has cambiado el aspecto de la casa aunque no su contenido. Como han dicho otros comentaristas, me alegro de esta renovación/reafirmación y coincido con Alberto en que siempre es bueno acudir donde sabes que vas a encontrar respuesta y no disgresión.
Muchas felicidades y ánimo, que hay mucho que hacer en lo tuyo.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola Josep: Gracias por el feedback, me alegra que compartas el punto de vista de la mayoría pues me refrendan para seguir en la labor en la que, como dices, hay mucho que hacer.

Antes de las vacaciones me pasé por tu blog y estuve disfrutando de tus últimos posts, tan cautivadores e interesantes como siempre.

Animo también en tu labor

Un saludo,

José Luis