domingo, 29 de mayo de 2016

"La adolescencia, una estación para la oportunidad. Construyendo resiliencias": 10 momentos para un magnífico congreso (Y dirección en internet para descargarse las ponencias)

Escribo, todavía con muy buen sabor de boca, sobre todo para los que no pudisteis acudir (me acuerdo de las buenas gentes de América Latina) diez momentos (obviamente, hay muchos más; cada uno tendrá los suyos. Os he seleccionado estos) con los que me quedo del Congreso titulado: "La adolescencia, una estación para la oportunidad", celebrado en San Sebastián, este pasado fin de semana (27-28 de mayo), y organizado por la Fundación IZAN-Programa Norbera.

Boris Cyrulnik, en un momento
de una de sus dos ponencias.
Foto: programanorbera.org
La organización impecable del Congreso, que movilizó y gestionó a 500 personas (y no es nada fácil). Felicidades a la Fundación IZAN-Proyecto Norbera por el éxito de participación, por haber podido reunir a tres de los grandes (Boris Cyrulnik, Maryorie Dantagnan y Jorge Barudy) en San Sebastián (una ciudad pionera y avanzada en servicios sociales) Todo funcionó como la seda, como una máquina bien engrasada. Además de las interesantísimas ponencias, fue todo un acierto introducir en el programa una mesa de experiencias. Esto le da todo el sentido a nuestro trabajo: éste sucede en el mundo real y sería absurdo dejar a los protagonistas sin voz en un evento que habla de ellos. Además, aporta coherencia a la labor de los profesionales. Felicidades a quien haya previsto este punto en el programa.

El poder encontrarnos, compartir, saludar, recibir y hacer de cicerone... de un buen número de queridos colegas, amigos/as, familias… que asistieron y participaron en un congreso multitudinario. Esto hizo que estar todo el tiempo que a uno le hubiera gustado con todas las personas fuera imposible. Estos espacios de intercambio profesional y afectivo convierten a los congresos en citas imprescindibles. Siento si no me acerqué o dejé de saludar a alguien, pero con tantas personas...

Las palabras de Jorge Barudy dedicadas a María José Gorrotxategi, quien trabajó con implicación profesional y compromiso ético durante muchísimos años como directora de centros de acogida de menores (¡desde principios de los años 80!, una auténtica pionera) para la Diputación Foral de Gipuzkoa desde la empresa Asociación de Educadores Especializados de Gipuzkoa. Fue un homenaje público merecido a su persona y una puesta en valor de su magnífico e intachable trabajo educativo con menores muy dañados por los traumas. Los/as que allí estuvimos prorrumpimos espontáneamente en aplausos que sentí comunicaban a la vez, afecto y protesta porque la administración toma decisiones a veces inexplicables e injustas. Jorge Barudy directo conocedor y por lo tanto testigo del excelente trabajo de María José durante todos estos años quiso ser coherente con sus ideas y apoyarle públicamente en estos momentos emocionalmente tan duros para ella.

Además de sus interesantísimas ponencias, Boris Cyrulnik deslumbró a todos/as los/as que estuvimos en el Congreso por su calidez, cercanía, educación exquisita y fino sentido del humor. Fue un lujo poder escucharle (y encima tenerlo a 4 minutos de mi casa) Me consta que se ha marchado feliz y satisfecho. Enamorado de la ciudad, su gastronomía y sobre todo de las personas que participaron.

Jorge Barudy aplicó y reinventó un modelo para comprender la adolescencia normal (la famosa “tormenta cerebral” de Siegel) a la adolescencia que ha sufrido trauma complejo (que padece un “tsunami cerebral”) Fue muy creativo e interesante, me gustó mucho. Y además, nos hicimos conscientes de cómo la adolescencia puede alterarse en sus procesos normales de una manera grave. Podéis leer su aportación (y la de los demás ponentes) y descargaros el pdf a vuestro portátil, tablet o PC desde esta dirección.

Me encantó que Maribel Elustondo pusiera, tras la segunda ponencia de Boris Cyrulnik, el toque afectivo (de corazón y no de cerebro) que conmueve y hace que la red wifi que es nuestro cerebro, se interconectara. Al menos con el mío. Le dedicó unas palabras muy bonitas en francés a Boris Cyrulnik deseándole un feliz regreso a su casa. Nos recuerda que lo humano debe estar siempre presente. Preparación personalizada por parte de Maribel, mostrando sensibilidad empática.

La ponencia de Alberto Ruiz de Alegría fue un completo -y muy bien elaborado y explicado- compendio de experiencia y conocimientos adquiridos a lo largo de su dilatada carrera como psicólogo y psicoterapeuta de adolescentes y sobre todo, familias. Impecablemente ordenada y sistematizada, la tabla y recomendaciones finales (como todo lo demás) son muy útiles para los padres que siempre demandan orientaciones.

La mesa de experiencias donde participaron adolescentes y familias que pasaron por Norbera fue emocionante y enriquecedora. Como he comentado, esto le da todo el sentido a nuestra tarea y labor. La condujeron magistralmente Monika Egido e Ivan Rodríguez. Y esto lo escribo porque me lo contaron ya que para mi pesar, tuve que ausentarme para encargarme digamos de un proyecto emocional temporal que me impidió estar allí (pero me hizo disfrutar como nunca, así que el pesar se me disipó pronto) La niñez puede ser maravillosa, y cuando lo es pocas cosas pueden producir más satisfacción a un adulto que la sonrisa de un niño. 

A veces entre tanto dolor, entre tanto trauma o vivencia sobrecargante, es bienvenido el humor. Otro de los momentos del congreso fue el monólogo sobre familia y adolescencia, interpretado por Javier Merino, actor y humorista. Hizo reír al público, que es lo más difícil. Y además, a los que no lo son, les chocó e hizo mucha gracia el cómo somos los vascos desde la niñez.

Y mi último momento, cómo no, es para Maryorie Dantagnan: mi profesora, colega y amiga estuvo brillante (y directa al corazón, como ella es) porque nos expuso el modelo de traumaterapia que lleva muuuchos años trabajando (más de veinte) La cantidad de trabajo, pasión, lecturas y horas de terapia con chicos/as que Maryorie Dantagnan ha metido para poder diseñar el programa de terapia para niños y adolescentes que han sufrido traumas es enorme. Además, preparó un entrañable y emotivo (que hizo que nos emocionáramos y saltaran nuestras lágrimas) vídeo donde le dio voz a varios adolescentes que han hecho la traumaterapia; a ellos y a sus educadores (piezas clave en un modelo de trabajo de esta naturaleza) como homenaje y reconocimiento también para estos profesionales. Pudimos sentir y saber lo importante que son los educadores en la vida de los niños y cómo se implican desde lo profesional y lo personal. Pudimos conocer cómo se trabaja en el mundo real la traumaterapia, cómo la viven, la sienten, la cuentan… sus protagonistas. En mi mente se ha quedado guardada una imagen que creo me acompañará siempre: cómo una jovencita aferraba las manos de dos educadoras, sin soltarlas en ningún momento. Hablaba de que le llegaba el momento, con 18 años, de tener que dejar el centro de acogida… Su casa, su habitación, su cama, sus educadores y compañeros de centro (que son como su familia) Si de por sí es complicado que un joven normal sea plenamente independiente y autosuficiente a los 18 años, a los que tienen la herida del trauma y necesitan de proceso de acompañamiento más largos, ¿por qué (o que argumentos se pueden sostener para justificar esto) de la noche a la mañana, al llegar a los 18, la administración les obliga a dar un salto de tamaña altura? La adolescencia termina en el cerebro a los 25 años. En la ley, a los 18. La jovencita del video se echó a llorar mientras narraba con dolor este destino inexorable. Y nos dolió también a nosotros. Por ello, me parece que fue uno de los momentos clave que con gran acierto, Maryorie nos permitió compartir y conocer. Especialmente para los/as técnicos y políticos de la administración pública, los/as que toman las decisiones sustantivas, las que pueden marcar el devenir de una persona. Pienso que es muy necesario que tanto nosotros como aquéllos les escuchemos y hagamos por cambiar lo que no favorece su bienestar.

Seguro que vosotros/as tendréis vuestros momentos. Si queréis compartirlos, dejadlos en los comentarios ¡Encantado de recibirlos y de que los/as que nos juntamos en este blog podamos leerlos!

Inolvidable Congreso, mis felicitaciones a la Fundación IZAN y al Equipo de Norbera: Alberto, Iván, Itziar, Leire, Kike, Monika y Maribel.  

El enlace para descargarse las ponencias, en esta página web de los organizadores:

http://www.programanorbera.org/ponencias

Aprovecho para informaros de:

Mañana a las 9,30h, Tatiana Caseda Fernández participa en el blog dentro de "Diez meses, diez firmas" con un precioso artículo sobre “El tratamiento de los niños y niñas con trauma complejo. Orientaciones para padres y profesionales”. No os lo perdáis, lleno de útiles propuestas y sabias reflexiones.

Voy a  hacer un resumen de las ponencias de Boris Cyrulnik, Jorge Barudy y Maryorie Dantagnan. El martes 31 de mayo, pasado mañana, a las 9,30h publico la de Boris Cyrulnik. El resto, os voy diciendo.

Cuidaos / Zaindu