lunes, 14 de septiembre de 2015

"Vincúlate. Relaciones reparadoras del vínculo en los niños adoptados y acogidos", libro editado por Desclée de Brouwer, publicado en septiembre de 2015

Tengo el placer y la satisfacción de poder compartir con todos/as vosotros/as la publicación de mi último libro titulado: “Vincúlate. Relaciones reparadoras del vínculo en los niños adoptados y acogidos”, editado por Desclée de Brouwer. Sale de momento, la edición impresa. Habrá más adelante, edición en e-book.

Desde que volvió a emerger en mi mente el deseo de escribir un nuevo libro, tuve claro desde el principio que estaría destinado principalmente a las familias adoptivas y acogedoras, y también a todos/as los/as profesionales que trabajan en protección a la infancia (psicólogos, pedagogos, técnicos de infancia, trabajadores sociales…) Los maestros también deben de enseñar a estos niños y niñas, por ello, siendo consciente de esta realidad, he destinado apartados dedicados a psicoeducarles en esta tarea.

Venía observando en estos años de trabajo con los/as niños/as y sus familias adoptivas y acogedoras que (no todos/as los niños/as, por supuesto, me centro en aquéllos que presentan apegos inseguros y trastorno del apego, que sabemos, gracias a Dios, que no son la mayoría, pero no obstante, presentan unas necesidades psicoeducativas especiales) éstas precisaban información y formación. Me refiero sobre todo, a las familias que dados los problemas y características de los menores, viendo la afectación que a nivel de vínculo de apego tienen éstos y teniendo en cuenta la forma en la que expresan la misma (mediante conductas exteriorizadas o interiorizadas, que en realidad, son modos de comunicarnos muchas veces, el sufrimiento que arrastran), necesitaban primero, por parte del profesional, unas cuantas sesiones psicoeducativas (qué es el apego, la trascendencia que tiene en la conformación de la mente en desarrollo, etc.) Antes de comenzar el trabajo psicoterapéutico con el niño y la familia, debíamos, previamente, de transmitir unos conocimientos y establecer un marco de comprensión de los problemas del menor diferente de las visiones demasiado patográficas, que a veces etiquetan demasiado y tampoco explican más allá que un conjunto de síndromes. Pues bien, con el fin de que podamos tener un material sobre el que basarnos, que puedan leer en sus casas y luego trabajar en las sesiones, pensé en elaborar un libro así.

Pero no quería tampoco dejar fuera a los profesionales, así que pensé en concebir (algo difícil eso de escribir, por así decirlo, un híbrido) el libro de tal modo que pudiera también interesar a éstos, especialmente a los no familiarizados con el modelo del apego. Por ello, psicólogos, pedagogos, trabajadores sociales, médicos, abogados, psiquiatras, maestros… pueden encontrar en Vincúlate un material que les aporte una primera aproximación a la visión de la adopción y el acogimiento desde la óptica de cómo la mente en desarrollo se construye desde las primeras interacciones relacionales con las figuras adultas a las cuales nos apegamos. Todo niño necesita, al menos, una. Así pues, si esto falla gravemente, las secuelas se observarán a nivel de cómo el menor entra en vinculación. Éste puede posteriormente, modificar sus patrones relacionales, pero para eso va a necesitar lo único que cura: relaciones con adultos sanos emocionalmente con los que poder reparar el apego dañado y ganarlo a la seguridad. Y que ello le permita cambiar, poco a poco, el chip mental primario que construyó con los primeros adultos que a menudo, les descuidaron, maltrataron y abusaron.

El psicoterapeuta puede, desde su modelo relacional, influir favorablemente en el niño para propiciar que su apego vaya ganando en seguridad. Pero no sólo éste. Eso sólo no vale. Las familias adoptivas y de acogida son también marcos relacionales que deben y pueden hacer este trabajo, los más importantes e insustituibles, los que no pueden fallar, sus nuevas figuras de apego. Otros adultos importantes para los/as niños/as como los abuelos, abuelas, tíos/as, padrinos, madrinas, maestros/as, vecinos/as… son igualmente poderosos instrumentos humanos que pueden hacer mucho bien a estos niños si les ofrecen relaciones seguras, cálidas, contenedoras y confiables. Por ello, el libro dedica una buena parte del mismo a concienciar a todos/as de la gran magnitud que tiene el reflexionar como padre, madre o adulto que está al cuidado y tiene a su cargo, niños. Revisar nuestras capacidades como adultos para cuidar: nuestro propio modelo de apego temprano (que influirá en un menor que a  menudo viene dañado en esta área, no lo olvidemos) y nuestra capacidad de empatía y de poner límites adecuadamente.

El prólogo corre a cargo de Maryorie Dantagnan, mi profesora de psicoterapia, amiga y colega, que también ha revisado y corregido el libro. Le doy mis más sentidas gracias desde estas líneas. Un precioso prólogo, que centra y recoge muy bien lo que la obra pretende. 

Tras una primera parte teórica (y he tratado de que sea amena) donde siento el fundamento de la obra en la teoría del apego (pero aplicándola al ámbito de la adopción y el acogimiento familiar), ofreciendo las aportaciones de numerosos autores y proponiéndoos, de cuando en cuando, actividades y visionado de vídeos, en un segundo apartado nos centramos en cómo evaluar el apego en los niños, qué instrumentos se pueden utilizar. A continuación, me detengo en el concepto de parentalidad terapéutica, la que estos menores necesitan (sobre todo los que presentan apegos más graves como el desorganizado o el trastorno de apego reactivo) para poder reparar el daño que tienen en este dominio. El siguiente apartado se focaliza en cómo podemos establecer relaciones reparadoras del vínculo de apego en función de la tipología que el niño o adolescente presente en este sentido. Hay orientaciones (caminos a seguir) en función de que el perfil se acerque más (no categóricamente, desde luego) al tipo evitativo, al ansioso-ambivalente o al desorganizado. Termino la obra con un breve apunte sobre el tipo de psicoterapia que creo más adecuada para estos menores.

A lo largo de Vincúlate, he procurado poner un buen número de ejemplos y viñetas clínicas que ayuden a comprender los contenidos, y un gran dibujante (además de excelente psiquiatra, muchos ya le conocéis porque hablo de él en el blog a menudo. El próximo post lo escribe él) como lo es Rafael Benito ha ilustrado con enorme fuerza expresiva cómo siente las relaciones el niño según el tipo de apego que presente. Mis más sentido agradecimiento también, para Rafael Benito.

También he intentado que el lenguaje sea accesible y comprensible pero sin perder rigor científico. He procurado, en este sentido, que esté en la línea de mis libros anteriores para tratar de llevar de manera comprensible, conocimientos que suelen ser complejos para las familias y el público en general, para que podáis beneficiaros de los mismos y la ciencia psicológica sea accesible para vosotros/as. Espero que cumpla esta función psicoeducativa, pues esa es la vocación de este libro. Que llegue al mayor número posible de familias para que éstas hagan suyo y se convenzan, auténticamente, de que sólo el vínculo seguro o ganado a la seguridad, sana. Sobre cómo poder hacer esto, el libro abunda en ello.

Lo he escrito con enorme ilusión y humildad, contento de ofreceros esta obra, con muchas ganas de presentarlo. Sabéis que lo haremos en San Sebastián en el marco de las “II Conversaciones sobre apego y resiliencia infantil”, a celebrarse el día 27 y 28 de noviembre de 2015. Podéis inscribiros a las mismas desde esta dirección web. El día 8 de enero de 2016 estaré en Sevilla, ya os daré información más exacta de este acto cuando se acerquen las fechas.

Vosotros/as me diréis si lo he conseguido.

Os doy las gracias a todos/as, especialmente a los niños y jóvenes adoptados y acogidos porque ellos/as, como dice Jorge Barudy, nos enseñan cada día a ser mejores personas.

8 comentarios:

victoria dijo...

Iría, sin duda, a esas conversaciones sobre apego, si no fuera tan complicado atravesar más de 800 km.
Enhorabuena por el libro, que leeré en cuanto esté en mis manos.

Alexia Extr dijo...

Hola José Luis,
Me alegro mucho de que por fin salga a la venta tu libro. Lo leeré con mucha atención. Todos los padres adoptivos tenemos problemas de apego con nuestros hijos de una u otra manera, con más o menos intensidad, unos más sencillos y otros más complicados de llevar pero en resumen los niños y nosotros formamos uno y debemos saber atenderlos como se merecen.
Un abrazo y enhorabuena por la publicación.
Luisa
http://la-adopcion-en-extremadura.webnode.es/

El País de los Juguetes dijo...

Suerte con tu libro, lo leeré. me hubiera gustado acudir a las conversaciones, además están en un marco incomparable y son muy interesates, pero no me ha sido posible

José Luis Gonzalo dijo...

Muchas gracias de corazón por vuestras palabras, un afectuoso saludo

Antonio Ayala dijo...

deseando leerlo, felicidades.


antonio.

Edorta dijo...

Zorionak! Felicidades por ese libro y muchas gracias
por la orientación hacia, entre otros , los padres adoptivos.
muy de agradecer y deseando leerlo.
un fuerte abrazo.
Edorta

José Luis Gonzalo dijo...

Gracias Antonio! Un abrazo!

José Luis Gonzalo dijo...

Mi agradecimiento por tus palabras, Edorta. Un abrazo.