jueves, 14 de octubre de 2010

"Por cuatro esquinitas de nada", otro cuento excepcional

Este otro cuento lo he descubierto por casualidad, como se descubren a veces las grandes cosas: Por cuatro esquinitas de nada. Es de la Editorial Juventud. Por cierto, es muy recomendable seguir de cerca las novedades de esta editorial y su catálogo.

¿Cómo tratar lo difícil y lo doloroso cuando las palabras son como puñales que se clavan en la persona, pero es necesario abordarlo para poder curar? ¿Cómo poder alcanzar el sentimiento de que a la persona con la cual compartes la comunicación le está llegando, está dándose cuenta, haciendo insight, comprensión interior de aquéllo que es necesario que elabore?: Con los cuentos. Y si éstos encierran metáforas, ellas per se hacen el trabajo y nosotros debemos dejar que su efecto beneficioso se extienda y le impregne a nuestro paciente, alumno/a, hijo/a… Con el acompañamiento de una persona adecuada, por supuesto.

Aprovecho la ocasión para traer aquí, de la Wikipedia, la definición de metáfora:

La metáfora es un recurso literario que consiste en identificar dos términos entre los cuales existe alguna semejanza. Uno de los términos es el literal y el otro se usa en sentido figurado. La metáfora tiene tres niveles:
El tenor es aquello a lo que la metáfora se refiere, el término literal.
El vehículo es lo que se dice, el término figurado.
El fundamento es la relación existente entre el tenor y el vehículo (el discurso).


Creo, como ya dije en el post anterior, que todavía un libro –el soporte físico del cuento- en las manos con un niño/a a tu lado, escuchándolo y leyéndolo contigo, como hipnotizado, si lo contamos bien, y viendo las ilustraciones, es mucho más mágico que una pantalla porque la tradición oral se pierde en la noche de los tiempos. Y la narrativa estructura y organiza la mente.

No comentaré mucho la metáfora de este cuento porque cuando se explica se acaba su poder curativo, como comenté al hablar del cuento de El cazo de Lorenzo. Sólo apuntar que cuando lo he leído, he pensado que lo aplicaría a la incomprensión que puede sentir el niño/a víctima de malos tratos con trastorno del apego cuando le fuerzan a pasar por un aro por el que no puede (¡no puede!) pasar. Adaptemos las situaciones educativas a los niños y niñas que, como éstos/as, no pueden porque no están aún preparados/as o el dolor les colapsa o están situados/as en un nivel de desarrollo por debajo del cronológico.

Pronto vuelvo con todos/as vosotros/as para hablaros primero, de mi participación en las jornadas de Asturadop y después, de un libro y de su genial autora.

Soy consciente de que últimamente nos estamos centrando mucho en libros, cuentos… Es que son necesarios para nuestro trabajo: formarnos, encontrar ideas, recursos… Pronto variaré el menú, sin duda, y trataré otras cuestiones, pero siempre en torno a la temática de este blog.

12 comentarios:

Elisa dijo...

puede estar muy bien! Por cierto, os dejo una página donde el otro día vi que sorteaban 100 horas de nanny gratis, por si os interesa! http://apps.facebook.com/historias_meriva/

Jennifer dijo...

Genial la historia. Como todas las anteriores. Cuentos de este tipo podría leerlos siempre.
Muy interesante cuando le piden que piense como un círculo y se repite a sí mismo: "soy un círculo, soy un círculo" pero no funciona. ¿Quizás una lejana alusión al escaso poder terapéutico de muchos libros de autoayuda?
También me resultó muy interesante la historia "Aquí es mi casa", sobre todo en estos momentos de fuerte xenofobia que estamos viviendo en Europa.
Gracias por compartir!
Un abrazo

batenciano dijo...

Pienso buscarlo! Leyendo este post, me acordé de un cuento que tengo en sesión, y que encontré muy útil para hacer metáfora del trauma y el proceso de recuperación. Se titula "Arriba en el árbol" y la autora es Margaret Atwood. Está publicado en Ediciones Ekaré. Con una menor presente en un apuñalamiento en su hogar, nos ayudó a entender como su entorno seguro había dejado de ser vivenciado como tal, y establecer una metáfora de esperanza. Un abrazo José Luis. NO soy de escribir, pero que sepas que me leo el blog, y me encanta!

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Jennifer: No había pensado en lo de los libros de autoayuda, pero desde luego, creo que le va. Gracias por tu aporte de la historia "Aquí es mi casa", la voy a buscar para leerla, que me va a venir bien para mi trabajo. Un abrazo, José Luis

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, batenciano, por el nombre ya me imagino quién eres, ¡un abrazo igualmente! Gracias por recomendarnos la historia "Arriba en el árbol" porque para trabajar los traumas las metáforas son muy adecuadas. La voy a adquirir. Me alegra mucho que sigas el blog y espero poder verte pronto de nuevo y compartir buenos momentos. ¡Hasta pronto!

José Luis

Yolanda Ávila dijo...

Bueno, no te justifiques ni disculpes por estar recomendando cuentos últimamente: son imprescindibles para trabajar con niños. Ojalá todos los padres leyeran cuentos con sus hijos y conversaran juntos sobre sus historias.
El boca a boca (aun siendo en forma virtual) sigue siendo una de las mejores formas de transmisión de información.Así que:
¡sigue recomendando cuentos y libros¡

Por cierto,
qué lindo el cuento.
Cómo está creado para hacer pensar a un niño....

Saludos,
Yolanda Ávila.

Yolanda Ávila dijo...

Por supuesto, aconsejo comprar el libro siempre pero...si alguién quiere darle un uso educativo de alguna forma aquí está en forma de presentación:

http://www.slideshare.net/mig23/por-cuatro-esquinitas-de-nada-2137634

Saludos,
Yolanda.

Yolanda Ávila dijo...

Dejo enlace a este estupendo proyecto educativo sobre Prevenir con cuentos.

http://www.hoy.es/prensa/20070118/sociedad/prevenir-cuentos_20070118.html

Temas a tratar: los derechos del niño, maltrato físico, maltrato emocional, abandono físico, abandono emocional, explotación laboral, explotación sexual y abuso sexual.

Objetivos: concienciar a los maestros de la importancia de detectar y notificar situaciones de malos tratos y formar a los niños sobre cómo actuar en situaciones de abuso o maltrato.

Método: utilización del cuento como instrumento para la prevención. Los cuentos, que suscitan el interés del niño, fomentan su imaginación y le enseñan a escuchar, pensar y hablar, serán el mejor vehículo para captar su atención y hacerle comprender conceptos y situaciones.


Como ves, Jose luis, los cuentos...nunca vienen mal.



Un saludo,
Yolanda.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Estimada Yolanda: Estoy completamente de acuerdo contigo, los cuentos son necesarios y un pilar básico. No hay que justificarlo. La cosa iba por si algunas personas prefieren más variedad en los temas, lo que se suele decir de entre col y col lechuga. Pero vamos, estoy contigo, y como ves en el post no hago otra cosa sino una loa de lo que siento: que los cuentos son geniales y herramientas fundamentales.

Mil gracias por tu participación y por la picada que nos dejas, la cual me ha parecido muy interesante. Me voy a seguir el enlace.

¡Qué bueno que nos dejes el link para seguir el cuento!

Saludos cordiales,

José Luis Gonzalo

hablemosdelainfancia dijo...

Pues hoy voy a recomendar un enlace con cuentos para trabajar los valores que me ha gustado mucho:

http://hablemosdelainfancia.blogspot.com/2010/11/cuentos-para-trabajar-valores-se-pueden.html

Están ordenados por valores y se pueden imprimir y colorear.

Espero que os gusten.

Un saludo,
Yolanda.

hablemosdelainfancia dijo...

Pues ahí va otra recomendación:

La magia de los buenos tratos.

http://ias1.larioja.org/apps/catapu/documentos/2007_Lamagiadelosbuenostratos.pdf

Editado por el Gobierno de La Rioja.
Un programa educativo que se realiza en los colegios y en casa, creado para mejorar la autoestima, lograr una educación en igualdad y solucionar los problemas de forma no violenta.


Saludos cordiales,
Yolanda.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Yolanda: Encantado de que nos ofrezcas "picadas" tan buenas. Gracias, y un abrazo, José Luis