miércoles, 24 de febrero de 2010

Niños con problemas de conducta como consecuencia de un trastorno del apego: qué se puede hacer desde el colegio (II)

Técnicas poco eficaces con niños con trastornos de conducta derivados de un trastorno del apego.

Estas técnicas no son recomendadas por Jorge Barudy y Maryorie Dantagnan (en mi práctica yo mismo he podido comprobar su escasa eficacia y contraindicación) del Instituto de Formación e Investigación-Acción sobre la Violencia y sus Consecuencias, de Barcelona, desde el cual desarrollan cursos para profesionales con el fin formarse y trabajar adecuadamente con los niños y adultos víctimas de malos tratos.

PREMIAR

Incentivos a su comportamiento no siempre es efectivo, porque:
Lleva al niño a chantajear.
Cada vez, el niño pone la vara más alta.
El niño controla cuando sí y cuando no tiene premio.
Lo que estimula es controlar a los adultos más que el premio en sí.
Es mejor apreciar que premiar: por ejemplo: "¡buen trabajo!", una caricia, una sonrisa.
No se premia por algo que se espera que el niño haga (nadie recibe premio por no robar).

RETIRAR AFECTO

Es lo que el niño ha sufrido, por tanto esta experiencia gatilla el abandono.
Provoca más separación entre el adulto y el niño/a.
Provoca daño y dolor intenso.
Para un niño desapegado, esta técnica acentúa su atrofia relacional.

CASTIGOS

Poner una consecuencia aversiva a una conducta inadecuada del niño está contraindicado porque el malestar asociado al castigo gatilla o dispara la rabia vivida en las situaciones en las que fue maltratado en el pasado. El niño pone el foco de atención en esa rabia o cólera que experimenta pensando y sintiendo que se le castiga para hacerle daño. Además, tiene dificultades para asociar causa-efecto, por lo que no aprenderá del castigo.

Es mejor aplicar con ellos una función reflexiva, de la cual han carecido, para que aprendan a asociar su conducta con el efecto que produce en el otro, permitiendo que la consecuencia les enseñe lo que antes no han podido aprender coherentemente.

TIEMPO-FUERA
Muchas veces contraindicado
Sentimientos de soledad y aislamiento se intensifican.
Aleja al niño del adulto.
El niño no tiene recursos para calmarse a través de la auto-gratificación. No utilizará el espacio para reflexionar (Aumenta la angustia y malos deseos) Recordemos que son niños que no han podido desarrollar voces internas auto-calmantes porque carecieron de adultos seguros que enseñaran a hacerlo. Luego el tiempo fuera no servirá y ahondará en sentirse abandonado.
El niño necesita time - in, no lo contrario.

RETIRARLO DE LAS ACTIVIDADES

Si el niño participa de las actividades extra-escolares es positivo si lo hace bien, esto desarrolla su capacidad de socialización.
Es más provechoso que participe de una actividad organizada aunque su rendimiento académico no sea de lo mejor.
Valorar bien si hay otras técnicas efectivas antes de utilizar ésta.
Retirarlo de las actividades se justificaría si el niño no respeta el encuadre o si alguien resulta dañado por su participación.

DEPRIVACIÓN O CASTIGO NEGATIVO

Tomar “cosas” de los niños que ya han perdido casi todo es inútil.
Después de que se les quite algo, irán por otra cosa.
Tomar y devolverles algo se refuerza la idea de que antes de que se devuelva, ya lo tiene, por tanto, no será efectivo para disciplinarlo.
Pensar bien antes de actuar: si se confisca algo es para siempre. (Ej.: Si da mal uso de ese algo)

EQUIDAD

“Todos somos diferentes y el mundo no siempre nos trata por igual, es mejor aprenderlo desde pequeño que en nuestro primer trabajo”
El niño víctima de malos tratos tiene necesidades especiales, por ello necesita un trato también especial.
La ausencia de equidad en este contexto conduce más bien a un trato de justicia.

2 comentarios:

Alexia dijo...

Muy interesante, José Luis e importante saber las actitudes que no debemos tener hacia niños con trastornos de apego y sus posibles consecuencias.
Estaré al tanto de la tercera parte.
Hasta pronto.
http://adoptaextremadura.blogspot.com/

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Hola, Alexia: Gracias por pasarte una vez más. Desde luego que sí, sobre todo cuando vienen de unos profesionales como la copa de un pino que saben muy bien lo que dicen y hacen cuando hablan de estos niños. Un abrazo, y hasta cuando quieras. José Luis