martes, 9 de junio de 2009

Verguenza vs. humillación

En el estadio evolutivo del niño en el que los padres van ayudándole con el establecimiento de los límites (los dos años de vida), es fundamental, para que adquiera una capacidad sana de autorregulación, equilibrar el que el menor perciba que conectamos con su estado mental (su necesidad) a la par que interioriza la prohibición.
Un ejemplo adecuado de esto lo vemos en esta interacción padre/hijo: un niño de 14 meses quiere subirse a una mesa en cuya parte superior hay una lámpara. El padre le dice: “¡No!” (la prohibición, que se sabe activa la rama parasimpática del sistema nervioso, la responsable de frenar las conductas) y después saca al niño al jardín donde su impulso a encaramarse es sintonizado (conectamos con su necesidad) El impulso a subir y trepar del niño viene motivado por la otra rama de su sistema nervioso: la denominada simpática, que es como un “¡venga!” interno. Los padres ayudan a que se desarrollen los límites si actúan de este modo, potenciando el freno cuando existe un impulso interno, pero canalizándolo.

El “¡no!” parental puede conducir a que el niño sienta una emoción de vergüenza ante lo que ha hecho, ante la prohibición de los padres. Un autor llamado Schore nos dice que este tipo de transacciones son necesarias para que un niño aprenda a autocontrolarse y después a modular tanto la conducta como los estados emocionales internos de formas prosociales. La vergüenza, en su sentido más específico, no es perjudicial.

Pero si el padre del ejemplo anterior dice al niño “¡no!” se enfurece y arroja la lámpara al suelo y le insulta, entonces pasamos de la vergüenza a la humillación, que sí es altamente tóxica para el cerebro del niño. Las interacciones que inducen a la vergüenza emparejadas con la ira parental sostenida y/o falta de reparación (llevarle a donde su impulso pueda ser canalizado) conducen a la humillación.

Todavía está extendida la idea "educativa" de que para que un niño se motive y cambie hay que gritarle y minusvalorizarle, que así “espabilará” Todo lo contrario: le haremos daño. Lo digo porque, aunque pueda sorprender, sigue habiendo padres y educadores que creen que encolerizarse y/o humillar es una buena "táctica educativa"