lunes, 18 de enero de 2021

"Gotas de lluvia", excelente novela de Jorge León Gustà. Cuando ya solo queda la calle...

Es un auténtico gusto, un placer, presentaros esta novela recién publicada escrita por un gran literato como lo es Jorge León Gustà. Sabéis que en este blog tienen cabida los buenos libros tanto científicos como literarios que versan sobre la temática del trauma y la resiliencia. La novela social que busca concienciar a las personas sobre determinadas problemáticas e injusticias, como ya sabéis, no nos es aquí ajena en absoluto. La que hoy tengo el honor de presentaros es un relato de seres humanos que viven en la calle, una dura y triste realidad cotidiana para todos/as, la presenciamos a diario en nuestras ciudades. Todos podemos vernos abocados a quedarnos sin nada y sin nadie y terminar en la más absoluta indigencia. Detrás de esta penosa realidad, si ahondamos en las vidas de estas personas y nos interesamos por lo que les ha ocurrido, descubriremos que en ellas pervive un trauma no resuelto; por ello este ha sido llamado la "epidemia oculta". Jorge León Gustà, en una novela llena de ágiles diálogos, intensa y emotiva, nos acerca precisamente a este drama de quienes despojados de todo, terminan devorados por un sistema social injusto y muchas veces inhumano. 

El propio autor ha escrito para Buenos tratos el artículo que tenéis a continuación, presentando en exclusiva para todos nosotros su novela Gotas de lluvia. Contada con maestría por un escritor comprometido socialmente y ubicada en un reciente y convulso contexto histórico: el Movimiento del 15M.

Jorge León Gustà. Nació en Barcelona en 1962. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona, y se doctoró en 2000. Ha editado obras de Lope de Vega (Los melindres de Belisa. Ed. Milenio, Lérida, 2007), o La Celestina, de Fernando de Rojas (Ed. La Galera, Barcelona, 2012) y las Poesías completas de Cristóbal Mosquera de Figueroa (1547-1610) (Ed. Alfar, Sevilla, 2015). Como catedrático de instituto, ha escrito más de una veintena de manuales de Lengua castellana y Literatura de secundaria de editorial Cruïlla. Es autor del libro de poemas Pobres fragmentos rotos contra el cielo (Ed. El llop ferotge, Gerona, 2014). Colabora mensualmente con la revista electrónica Las nueve musas con un artículo sobre literatura del Siglo de Oro español.

Portada de la novela "Gotas de lluvia"


Leo en la revista El salto: “Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia, Sevilla, Murcia, Granada, Palma... En todas partes, una marea multiforme y permeable se alimenta de tragedias cotidianas. De cracs personales. Un hombre que pierde su empleo. Una familia desahuciada. Una mujer violentada que huye con sus hijos. Una adicción que rompe una cadena familiar y deja al eslabón más débil a la deriva [...]. Llegar a la calle, como emigrar, es perder tu nombre. Empezar a llamarte: sin hogar, sin techo, mendigo. “Persona en situación de calle”. Y perder tú sustancia, porque nadie te ve. Porque nadie quiere verte.”

Con estas palabras ha resumido Edu León (con el que, por cierto, no guardo ningún parentesco) el drama de las personas que entran en una vida en la calle: los sintecho, los homeless, indigentes. Siguiendo esta idea, en Gotas de lluvia he construido un relato a partir de seis personajes que viven en la calle desde hace tiempo. El título nace de los versos de una canción de Janis Joplin, Little girl blue



Somebody told you 'cause you got to know
That all you ever gonna have to count on
Or gonna wanna lean on
It's gonna feel just like those raindrops do
When they're falling down, honey, all around you.
Oh, I know, I know you're unhappy.



Alguien te lo dijo porque tú tienes que saberlo,
que todo lo que tienes que contar
o en lo que te quieras apoyar
se sentirá justo como esas gotas de lluvia
cuando caen, cariño, todas a tu alrededor.
Oh, yo lo sé, sé que eres infeliz.


En la novela reflejo este sentimiento de que el mundo y todas las cosas en las que uno se apoya se deshacen como las gotas de lluvia se escapan por la pendiente. Consideran que han fracasado en todo. Ya no hay nada a dónde agarrarse y solo les queda la calle. 

No es, desde luego, una historia amable que muestre el lado más romántico de la Barcelona actual en la que está situada; ni tan siquiera es una historia que acabe bien. Por eso se abre con un poema atribuido a Bertold Brecht, Maneras de matar, que vi pintado hace años en una calle próxima a la Plaza de los Ángeles, donde se sitúa la acción de la novela:

 
Hay muchas maneras de matar.
Pueden clavarte un cuchillo en el vientre,
quitarte el pan,
no curarte una enfermedad,
meterte en una mala vivienda,
torturarte hasta la muerte
por medio del trabajo,
llevarte a la guerra, etc.
Solo pocas de estas cosas están
prohibidas en nuestra ciudad.

 

Porque eso es la pobreza: una forma de anular y de matar a las personas. De perder su sustancia y su nombre

La novela es el retrato de seis personajes durante los acontecimientos que asombraron a la Ciudad Condal (y a España entera): la ocupación por parte del movimiento 15 M de la Plaza Cataluña. Como sucede a menudo en estas vidas marginales, los personajes protagonistas han formado un grupo unido cuya existencia se desarrolla sin excesivo contacto con la sociedad, empezando por su situación: viven en la Plaza de los Ángeles, que es, paradójicamente, uno de los lugares más turísticos de Barcelona, pues en ella está la entrada principal del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (el MACBA). Los protagonistas son Nicasio, un ex-legionario –al que todos respetan como jefe-, Théo, un refugiado ruandés que recoge chatarra con un carrito de supermercado; Paco, ex-convicto por asesinato; Isa, víctima de malos tratos; Estela, antigua cantante alcohólica; Charly, un esquizofrénico. Su marginalidad es tal, que la ocupación de Plaza Cataluña no es para ellos una oportunidad ilusionada y juvenil de cambiar el mundo, sino solo un modo de conseguir tabaco, comida y cervezas.

El objetivo de la novela es, sobre todo, conocer tanto la vida presente de los protagonistas y cómo establecen sus relaciones. Para ello, me he servido de un planteamiento muy dramático, en el sentido de teatral: los diálogos tienen un protagonismo en la novela, pues nos ayudan no solo a conocer, sino a ver en presente cómo se desarrolla su vida cotidiana, hasta casi poderlos tocar, ver, oír. Pero, a diferencia del teatro, la novela nos muestra los pensamientos más secretos de los personajes, no tanto sus deseos como sus frustraciones. No se trata de un estudio sociológico teórico y hasta cierto punto abstracto, sino que asistimos como espectadores indiscretos a la vida de estos personajes y comprendemos cómo han llegado hasta allí, qué los ha expulsado de la sociedad para encontrar una vida fuera del grupo y en la calle.

Varias son las causas que pueden llevar a las personas a una situación de precariedad. Por supuesto, la crisis económica (como la que sufrimos ahora) es la más importante. Pero no la única. Hay muchos otros motivos, desde el alcoholismo hasta los problemas de salud mental que conducen a estas personas, poco o nada medicadas, a la confusión entre lo que es realidad y lo que es fantasía... Sin embargo, en la novela he querido ir más allá y descubrir cuál es la causa de sus dramas personales, el principio de su tragedia, que suele estar en experiencias traumáticas del pasado, desde abusos hasta situaciones menos generalizadas pero que llevan a una incapacidad de integrarse en la sociedad. Esto nos permitirá comprender el drama de las personas sin hogar, sin caer en la censura o en el fácil rechazo de actitudes de personas con aspecto desagradable. Detrás de cada sintecho hay un drama originado en un trauma no resuelto.

Pero la marginación no supone que los personajes no tengan su propia organización microsocial, con sus propias jerarquías. La llegada en el tercer capítulo del personaje de Tito, de carácter tóxico, dinamitará las ya tensas relaciones entre los personajes. 

Si quieres conseguir un ejemplar del libro firmado por el autor, solo tienes que clicar en este enlace

Si quieres más información sobre mí, me encontrarás también en Facebook, así como en la revista literaria Las nueve musas.



1 comentario:

Sergio dijo...

Una muy buena recomendación con la que explorar esas realidades escondidas a los ojos de todo el mundo. Muchas gracias por la recomendación y aquí un lector seguro del libro.