miércoles, 10 de noviembre de 2010

Un libro sobre el desarrollo de la resiliencia a través del juego, de la autora Susana Gamboa, instrumento muy útil

Se me van acumulando las “picadas” (libros, vídeos, cuentos, técnicas…) que amablemente me envían lectores y seguidores de este blog. Me parecen tan buenas que me veo en la obligación y en la necesidad de compartirlas. Porque así nos beneficiamos todos.

En esta ocasión, Pilar Surjo, de Addima, amiga a quien tengo muchas ganas de conocer personalmente, colgó en facebook un libro que registré al instante porque su título me atrajo rápidamente: “Juego – resiliencia. Resiliencia – juego. Para trabajar con niños, adolescentes y futuros docentes” de la autora Susana Gamboa de Vitelleschi.

Lo tenía ahí, como muchos de vosotros/as tenéis vuestros libors, me imagino, aparcado, esperando su turno para ser leído y estudiado, y mi valoración personal es que merece mucho la pena.

Es un libro sencillo, pero de gran calado, que se lee fácilmente. Comienza la autora exponiendo las necesidades que los seres humanos tenemos: la necesidad de ser felices, la necesidad de tener éxito, la necesidad de aprender a pensar sobre lo que se piensa, la necesidad de acompañamiento en el crecimiento diario y la necesidad de ser humanos. Estas necesidades no se presentan desde sesudas y complicadas teorías que a veces se alejan de lo que el ser humano vive; al contrario, se enraízan en la vivencia, en los testimonios de autores, en las experiencias de personas que nos han cautivado por su clarividencia...

A continuación, Susana nos introduce en el concepto de la resiliencia desde la misma óptica: la resiliencia, dice, no tenía nombre pero siempre existió (acertado punto de vista: las cosas estaban ahí pero no las mirábamos, la psicología estaba más ocupada de lo patológico, de lo negativo) Prosigue con la conocida metáfora de la casita del autor Vanistendael, que ayuda a comprender este concepto de una manera sencilla. Continúa su recorrido por la resiliencia explicándonos (lo que más me ha gustado porque no lo conocía) los pilares fundamentales de la resiliencia: cuáles son los factores protectores internos y cuáles los ambientales. Termina esta parte mostrándonos perfiles personales: el de una persona que necesita mejorar la resiliencia; el de una persona con rasgos de resiliencia; y el de educadores e instituciones potenciadores de la resiliencia. Esto último me parece muy necesario sobre todo porque tengo la impresión de que, en el caso al menos de los niños, los educadores y las instituciones que fomentan la resiliencia son claves. Si no, tengo mis dudas de que pueda rescatarse a los menores. Debemos de concienciarnos de esto, pienso.

Tras unos testimonios tremendamente reveladores, Susana nos ofrece las herramientas que puedan contribuir a desarrollar la resiliencia: los juegos. En todas las formaciones a las que he acudido, hay unanimidad: la necesidad de técnicas (a veces no nos damos cuenta de que la persona del profesional y cómo se relaciona con el menor o el adulto son lo fundamental) Susana aporta numerosos juegos, muy creativos, muy alegres, dinámicos, reveladores, que ayudan a la reflexión… pero no se olvida de decirnos antes cómo debe ser la persona que gestiona estos juegos, por eso que os acabo de decir de la importancia de cómo somos y nos relacionamos con los demás.

Los juegos no los presenta como una lluvia al azar, sino que los clasifica según potencien las claves de la resiliencia desde el “yo tengo…”; “yo soy…”; “yo estoy…”; “yo puedo”, tan conocidas pero que yo no sabía y he aprendido gracias a las magníficas aportaciones que a este blog hace Yolanda Avila, otra persona, educadora, comprometida en su trabajo, que he conocido gracias al mundo de los blogs y las posibilidades de enriquecimiento que proporcionan. El suyo, interesantísimo, se titula: Hablemos de la infancia.

En definitiva, pienso que el libro puede ser un instrumento muy útil para trabajar en grupos, la resiliencia con los niños y adolescentes, desde distintos ámbitos: asociativo, escolar, psicoterapéutico… y para todo proceso vital en el que sea necesario trabajarla.
POST SCRIPTUM: Desde Addima me informan que en Zaragoza va a tener lugar la presentación, mañana, a las 12,00h, en el Salón de Actos del Espacio Baltasar Gracián del libro, prologado por Jorge Barudy, de José Angel Jiménez Alvira titulado: "Indómito y entrañable. El hijo que vino de fuera", de la editorial Gedisa.

4 comentarios:

hablemosdelainfancia dijo...

Sencillamente genial.
Con tu permiso voy a recomendar el libro en mi blog también.

Pasaba por aquí para recomendarte un cuento (para la autoestima) y para que, si te apetece, lo pongas por aquí.

Orejas de mariposa:
http://www.youtube.com/watch?v=ytaCMGefBPA&feature=player_embedded

" el mensaje que les transmite este relato es que conviertan en positivo aquello que para otros sea motivo de mofa. Porque las características que nos diferencian de los demás hay que ponerlas en valor para que nos distingan como seres especiales y únicos.Lo que para otros es un defecto, para Mara es una ventaja de la que los demás carecen...."

Un saludo,
Yolanda.

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Por supuesto, Yolanda, cuanta más gente se beneficie de esto, mejor. Un saludo, José Luis

maria sanchez dijo...

Hola me gustaría saber cual es el enlace para leer el libro.

José Luis Gonzalo dijo...

Hola, creo que el libro es muy difícil de conseguir. Está agotado, y como no encuentres stock (de primera o segunda mano) en Amazon o alguna librería on line lo veo complicado. Y cuando hay pocos ejemplares disponibles el precio suele ser alto. Saludos. José Luis