jueves, 20 de mayo de 2010

Una reflexión de Loretta Cornejo, psicoterapeuta, sobre la adolescencia

Loretta Cornejo es una psicoterapeuta que lleva muchos años trabajando pero que yo, cosas de la vida, he descubierto ahora. He leído con fruición uno de sus libros: Manual de terapia gestáltica aplicada a los adolescentes, y como me ha parecido excelente y con muy buenas herramientas terapéuticas para trabajar con esta franja de edad en terapia, lo quiero compartir con vosotros/as. Ya sabéis que todo lo bueno que descubro lo comparto porque es el modo que tenemos de beneficiarnos muchas personas. Así debe ser, al menos para mí, la filosofía que presida el uso de Internet.

En este libro, Loretta (tiene un centro de psicoterapia en Madrid donde trabaja con adultos, niños y adolescentes en formato individual y de grupo, en base a psicoterapia gestáltica, llamado
UmayQuipa) hace una reflexión sobre la adolescencia que me ha cautivado por lo diferente y enclavada en la realidad sociocultural en la que vivimos. La transcribo aquí para que la comentemos. (Pág. 16, 17 y 18 del libro que os he citado más arriba):

"Todo adolescente tiene que romper normas, es parte de su crecimiento, de su separación del mundo de sus padres. El mundo y la sociedad han cambiado, el niño crece con la sensación de que es un adulto más, al cual se piden sus opiniones desde muy pequeños y además se les escucha. Y no sólo eso, sino que incluso se les tiene en cuenta lo que dicen. Esto está bien en parte pero este niño va creciendo con la sensación de que es mejor que sus padres, que se lo merece todo y que además tiene derecho a no agradecerlo.

Este niño va creciendo y va llegando a la adolescencia, en la que por etapas evolutivas tanto físicas como psíquicas, tiene que empezar a discutir con sus padres acerca de los patrones familiares, los permisos, las costumbres. Pero este joven se encuentra con que no hay mucho que discutir, el clima en casa ha sido generalmente de dejarle hacer lo que desea, muchas veces para evitar las peleas, y de demasiada permisividad con la electrónica, la “game boy”, Internet, la televisión. Por otro lado, en algunos casos existe, una ayuda exagerada de los padres en los estudios de los hijos (…)

Lo que empieza a establecerse actualmente en los jóvenes –de modo inconsciente- es que ya no quedan áreas en las que plantear la pelea. Es por esto que se usan los estudios, el rendimiento académico, la conducta en el colegio, como baluartes o iconos para establecer el conflicto entre padres e hijos, entre adultos y jóvenes.

Al mismo tiempo, esta generación ha crecido, como ya hemos dicho antes, teniendo la sensación de que lo saben todo (su gran capacidad espacial y el manejo de ordenadores de modo autodidacta y con más rapidez que sus padres, por ejemplo, les refuerza esta sensación) Además cuentan con una generación de padres que ha facilitado casi todo a sus hijos, al revés que la generación anterior que fomentaba el esfuerzo para así poder crecer. Por lo tanto, todo aprendizaje que ellos no dominan, simplemente lo rechazan.

Antiguamente, los hijos admiraban a los padres hasta la adolescencia, además de profesarles respeto y obediencia, en la que se planteaban la desidealización de sus padres. Pero ahora estos niños ya se creen muchas veces superiores desde la niñez, con padres que los admiran por su inteligencia, su vocabulario, sus ocurrencias. De alguna manera el niño se siente poderoso ante sus padres y muchas veces, dada la problemática actual, logra serlo en fuerza en peleas de poder.
Todo eso llevado a la adolescencia se convierte en una bomba de relojería, donde realmente el adolescente se cree lo que es, pero no sabe lo que es ni hacia dónde quiere ir. Es la etapa en la que tiene que demostrar o empezar a demostrar lo que dice que es y muchas veces la realidad le demuestra que no es así, que no vale tanto como cree o que tiene que hacer un esfuerzo mayor para demostrarlo. Y es aquí donde se quiebra, algunos desde la agresión, la indiferencia, el consumo de drogas o el desmadre y en otros desde la negación del problema, de que las capacidades no se inventan sino que se desarrollan, se enriquecen"

3 comentarios:

ALEXIA dijo...

Hola José Luis,
Cuando tengas un ratito, pásate por mi blog http://fibromialgiaextremadura.blogspot.com/
Tengo unos premios para ti.
Ya sabes cuanto valoro el trabajo que haces con estos niños y de la admiración que tengo por tu dedicación a estos seres tan indefensos que son los niños. GRACIAS, José Luis!!
Un abrazo muy fuerte.
http://adoptaextremadura.blogspot.com/

José Luis Gonzalo Marrodán. dijo...

Estimada Alexia: Muchas gracias, ya me he pasado por la página. Te agradezco enormemente el premio que me concedes y es para mí un motivo de satisfacción y felicidad. Mi dedicación a estos niños es mi trabajo y mi vocación. Siempre es agradable que te premien, pero en este caso, tu premio tiene una mayor significación porque estás inmersa en este mundo de la protección a la infancia y tienes capacidad y sensibilidad para valorar. Por eso es aún más importante para mí.

No sabía que tenías una página dedicada a la fibromialgia, pero me parece una excelente idea porque mucha gente va a poder beneficiarse. Gente que no es comprendida ni atendida debidamente porque su enfermedad no es contemplada en muchas ocasiones y sufren mucho por ello.

Un abrazo, y gracias de nuevo.

José Luis

Anónimo dijo...

hola soy michelle, encontré muy bueno el blog!! Seguiré escudriñándolo, saludos desde Chile.